El párroco de Palazuelos bendice el nuevo edificio, antes de descubrir la placa. /NEREA LLORENTE
El párroco de Palazuelos bendice el nuevo edificio, antes de descubrir la placa. /NEREA LLORENTE
Publicidad

Los vecinos de Parque Robledo ya cuentan con un nuevo edificio dotacional en el que realizar todo tipo de actividades. Ayer quedó inaugurado el centro social del núcleo, después de prácticamente seis años desde que comenzaron las obras y una sucesión de problemas, principalmente económicos, para acabarlas. A las ocho y media de la tarde, el párroco de Palazuelos, Pablo Montalvo, bendecía la nueva infraestructura, a la que siguió la primera actuación en el centro de Robledo.
Ayer se respiraba un ambiente de alegría entre los vecinos de este núcleo, según comentaba el concejal de la Agrupación Vecinal de Robledo, Hilario Lázaro. Han sido más de seis años con un esqueleto de edificio junto a la carretera de La Granja, por la falta de consenso sobre los usos del futuro centro y la falta de dotación económica.
El nuevo edificio social consta de dos plantas, pero de momento solo se ha adecuado la primera, en la que se ubica el consultorio médico, en su ala izquierda. Además, cuenta con un salón de actos, en el que se llevarán a cabo las primeras actvidades en las próximas fiestas locales de Santiago, y otra sala a mayores.
En cuando al futuro uso de la planta de arriba del edificio, el teniente alcalde de Palazuelos, Juan Manuel Martínez, explicaba que “ya se verá, aunque hay que tener en cuenta que será más costoso, debido a que hay que cumplir con la normativa de accesibilidad, y hay que instalar un ascensor”.
De momento, ayer se abrió un centro muy demandado por los vecinos de Parque Robledo y muy necesario en un núcleo que ha incrementado su población en los últimos años. La última fase de las obras, que han concluido hace unos días, han consistido en la urbanización de la parcela en la que se ubica el edificio, y la adecuación de la sala de usos múltiples, en el ala derecha del centro.
Las últimas actuaciones se adjudicaron por un valor de 82.000 euros, que sumándolo a las dos primeras fases, dan como resultado una inversión total en torno a los 300.000 euros. En este sentido, Hilario Lázaro señaló que esa inversión “ha supuesto un gran esfuerzo presupuestario, dada la situación económica de nuestro Ayuntamiento, pero por fin podremos empezar a dar vida al edificio dotacional”.
A partir de ahora, se organizarán diferentes actividades culturales y sociales en el nuevo centro. Y quedará pendiente para un futuro el uso de la segunda planta del ala izquierda, que se decidirá en los próximos meses.