Salida de los vecinos de la ermita de San Antonio del Cerro. / Lucía Luque
Publicidad

Este enclave religioso que se enmarca en lo alto de un cerro, donde confluyen tres municipios segovianos (Vegas de Matute, Zarzuela del Monte y Navas de San Antonio), acoge cada año por estas fechas a numerosos devotos locales con motivo de la romería de San Antonio. de Padua.

Como manda la tradición, y como ocurre en otras muchas localidades de la zona, la admiración por este santo lleva a los vecinos de estos pueblos y alrededores a peregrinar hasta esta espectacular ermita barroca con fachada de granito, decoración en esgrafiado típicamente segoviano y rematada con una espadaña doble.

El tiempo acompañó durante toda la jornada, lo que animó a la gente a subir hasta este entorno natural. La posterior eucaristía ofrecida en el interior del templo estuvo muy concurrida y llena de promesas de gran parte de los asistentes.

Además, todos ellos pudieron disfrutar de los puestos situados a lo largo de la explanada en la que se localiza la ermita.
Esta dura caminata no frena a los habitantes de este pequeño municipio. Un año más se cumplió el popular dicho de Vegas de Matute en honor a este santo «San Antonio bendito, qué grande es tu fiesta, pero cuánto cuesta subir tu cuesta.»