Cacera cercana al embalse del Pontón. / Kamarero
Cacera cercana al embalse del Pontón. / Kamarero
Publicidad

La esperadísima reunión entre la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) y la Comunidad de Regantes de la Cacera de Navalcaz, celebrada ayer en Valladolid, resultó “positiva”, “cordial” y “con un entendimiento bueno” entre las dos partes, de acuerdo a la versión del alcalde de Palazuelos y, también, ‘Alcalde de Cartas’, Jesús Nieto. Finalmente, representantes de los cinco ‘quintos’ de la cacera —Quitapesares, Palazuelos, Aldeanueva, Cristo del Mercado y Juarrillos— asistieron al encuentro con la CHD.

“Lo que la CHD pretende —resumió Nieto— es adecuar los usos y caudales de la cacera de Navalcaz a la situación actual”. Según él, la mencionada infraestructura hidráulica “está inscrita como para riego” y “ni siquiera está regulada para uso ganadero”. De cara a una regularización de la cacera, el primer paso debe ser la extinción de la concesión actual, si bien Nieto quiso recalcar que ello no significará la desaparición de Navalcaz. “De hecho, nos han explicado cómo se debe hacer la solicitud para una nueva concesión, que en ese caso ya estaría acorde a la situación actual”, agregó el alcalde de Palazuelos.

Por otra parte, fuentes de la CHD señalaron ayer que los aprovechamientos para los que se otorgó la concesión “no se corresponden a la realidad de hoy”. En ese sentido, sostuvieron que la utilización del agua para riego es “prácticamente testimonial”. Y agregaron que, en una futura concesión, debería contemplar la posibilidad de que el agua de Navalcaz pudiera servir para abastecimiento urbano.

Aunque Nieto aseguró que los representantes de los cinco ‘quintos’ salieron “satisfechos” de la reunión, ello no evita la existencia de opositores al proceso de extinción de la cacera, que tampoco ayer se sintieron representados en el encuentro de Valladolid. Un grupo de estos últimos regantes había presentado previamente, en la Subdelegación del Gobierno, un escrito indicando que no daban la conformidad ni autorizaban a que los representara el ‘Alcalde de Cartas’, ni tampoco a la comisión que ayer fue a Valladolid para que representara sus intereses. Tal decisión venía argumentada en la “falta de transparencia” de todo el proceso. Tal colectivo valoraba ayer la posibilidad de convocar una reunión para decidir la estrategia a seguir.

La abogada Pilar Esquinas, representante de algunos regantes de Navalcaz, quiso alertar ayer sobre la “trascendencia” de la extinción de la concesión, insistiendo en que “lo que está en juego es mucho más que una cacera”, sino el final de “unos derechos históricos que han dado agua a Segovia durante siglos”.