Juan Arévalo explicando a los alumnos a cultivar un huerto.
Juan Arévalo explicando a los alumnos a cultivar un huerto. / EL ADELANTADO
Publicidad

Los niños de Infantil del colegio público Agapito Marazuela de La Granja aprendieron ayer a gestionar una huerta e incluso plantaron lechugas y cebollas.

Una de las parcelas que tiene cedidas el Ayuntamiento a la asociación de cultivadores de judión en las Huertas de Navaloa, que a su vez éstos han cedido al colegio, fue el escenario para que Juan Arévalo, secretario de la asociación, enseñara a los niños a trabajar en la huerta con distintos alimentos.

Así, les entregaron semillas de cacahuete, patata y judiones (que aún no es época para su plantación) y, con sus manos plantaron y regaron una lechuga y una cebolla cada escolar.
“Les hemos explicado que lo primero de una huerta es el orden y la limpieza, y que la planificación es lo principal en la huerta”, explica Arévalo, quien se enorgullece de que “los niños se lo han pasado muy bien y les ha gustado mucho. Todos han sembrado y han sido muy respetuosos con la huerta, no han pisado por donde no debían y se han portado muy bien, muy bien”.

Manos a la obra

Al ser niños de cinco a seis años “tampoco les podía explicar muchas cosas pero sí que han plantado un par de lechugas y de cebollas cada uno y las han regado”, explica el cultivador.

Los cacahuetes son un fruto procedente de Perú que no soporta las heladas y tiene un ciclo productivo de cuatro meses, por eso en La Granja nunca se planta pero, “como es una planta muy bonita, vamos a intentarlo esta vez”, adelanta Arévalo, quien explica “sorprende mucho porque es una planta como la patata, se siembra enterrándolo y al final de la planta sale un hielo, que se vuelve a enterrar en el suelo y de ahí nacen unos 20 o 30 cacahuetes por planta”, aunque reconoce que, por el clima de La Granja, donde aún queda por llegar alguna helada primaveral, los plantarán dentro de unas semanas y “a lo mejor en vez de producir tantos, salen menos cacahuetes, pero como la planta es tan bonita vamos a intentarlo”.

FuenteLorena Sanz
Compartir