El Hermano Ángel A. Medina, junto al alcalde de Cantalejo, tras la firma de la donación. / el adelantado
El Hermano Ángel A. Medina, junto al alcalde de Cantalejo, tras la firma de la donación. / el adelantado
Publicidad

Los Hermanos de San Juan de Dios donan la casa en la que vivían a beneficio de los mayores de la Residencia Virgen del Pinar de Cantalejo. En el año 1992 fue cuando los Hermanos de San Juan de Dios iniciaron la gestión de la Residencia Virgen del Pinar perteneciente al Ayuntamiento de esta localidad y a petición de éste; presencia que finalizó el pasado 31 de mayo del presente año.
Desde el primer día de actividad hasta el último, la Comunidad de Hermanos de San Juan de Dios ha estado presente ofreciendo sus servicios, tanto en la gestión como en la asistencia, tanto sanitaria y asistencial como espiritual.
Por ella han pasado diversos Hermanos, todos con muy buen recuerdo de su trabajo y el cariño mostrado por los residentes y familias, así como por la localidad briquera.
Pero llegados a este momento, la Institución, muy a su pesar, no tiene suficientes efectivos para continuar con esta misión en colaboración con el Ayuntamiento de la localidad, según explican en una nota informativa. Han sido veintiséis años en los que la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios ha atendido a personas mayores, procedentes principalmente de Cantalejo y de los pueblos de alrededor, con el fin de que los mayores no se desvincularan de su ambiente familiar y vivieran esta etapa con serenidad y alegría, intentando mantener sus capacidades físicas, psíquicas, mentales y espirituales.
Los Hermanos comenzaron alquilando una vivienda de la localidad cantalejana y tras un tiempo, atendiendo a su vocación de permanencia a la misión encomendada, decidieron construir una vivienda lo más próxima a la Residencia para garantizar la atención continua de las necesidades.
Y tras todos estos años, la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios ha decidido donar la vivienda de los Hermanos para beneficio exclusivo de la Residencia y sus residentes. Beneficio que no nos cabe duda redundará en ellos y su bienestar.
El pasado martes, ante notario, el Hermano Ángel A. Medina, administrador provincial de la Institución, y Máximo San Macario, alcalde de Cantalejo, hicieron efectiva la donación al Ayuntamiento de Cantalejo.
“Con el cariño que nos sigue uniendo por todas las experiencias vividas y compartidas, deseamos al Ayuntamiento, el mejor éxito en la continuidad de la gestión de la Residencia y el cuidado de sus mayores, a los que siempre recordaremos”, concluye la nota enviado por la Institución.