Publicidad

c.n./ cuéllar
La denuncia del grupo de Izquierda Unida sobre el uso indiscriminado de herbicidas en la villa volvió a salir en la sesión plenaria de ayer, cuando otro concejal, en este caso José Ignacio de la Fuente, del PSOE, se interesó por el uso del “famoso” glifosato. El alcalde de la localidad explicó que el jefe de servicios municipales encargado de estas labores de fumigado le había dado detalles en los que asegura que los herbicidas usados no son residuales. Cuentan con 4,32 gramos por litro de glifosato, un 36%, una cantidad muy baja y que no se considera nociva. García comentó también que se ha sacado de contexto su uso, y que las acusaciones de que los empleados de servicios municipales encargados de las labores no cumplen la normativa de protección, son falsas. Aseguró de nuevo que el Ayuntamiento dota de todo el material necesario de protección a los trabajadores y que se está llevando a cabo de acuerdo a la normativa. “Se podría mejorar o realizar con azada, pero es muy complicado”, explicó el regidor local.

Por su parte, De la Fuente comentó que sí les gustaría que se procediera a señalización y avisos y se cumpliera la ley en este aspecto. Fue Alberto Castaño, desde IU, quien recriminó que a pesar de que el glifosato y productos de estas características sean legales, a lo largo de la historia se han retirado algunos similares después de décadas de uso, y que lo conveniente sería usar otras alternativas menos agresivas, como ocurre en Francia. Añadió que lo ideal en cualquier caso es no usarse en casco urbano “y menos cerca de colegios”, comentó. El alcalde reafirmó que este producto no es residual.