Nuria Fernández, concejal de Turismo, junto a parte de la exposición del patio del Ayuntamiento.
Nuria Fernández, concejal de Turismo, junto a parte de la exposición del patio del Ayuntamiento./c. núñez
Publicidad

c.n./ cuéllar
La semana pasada se cumplió un año desde que aquel 12 de marzo entrara en el Ayuntamiento el documento que confirmaba que los encierros de Cuéllar serían declarados de Interés Turístico Internacional. Fue el posterior 20 de marzo cuando se hizo oficial, con la publicación en el BOE. Para conmemorar este año de internacionalidad, la Concejalía de Turismo ha organizado una exposición fotográfica en la que se hace un recorrido por el encierro desde los años 60 hasta la actualidad. Fotos en blanco y negro, en tonos tibios y con total definición permiten al espectador ver la evolución de un festejo en el que ha cambiado el escenario y el atrezo, pero ni un ápice en su esencia. Calles repletas de gente, edificios que ya no están, caballos acompañando hasta San Francisco y público hasta en los tejados se puede ver en estas fotografías de tanto valor. Entre las más modernas están las premiadas en el concurso fotográfico ‘Fiestas de Cuéllar’.

A las casi cuarenta instantáneas le acompañan los documentos que acreditan la internacionalidad de los encierros. Unos pañuelos rojos de fiestas adornan los caballetes en los que se puede encontrar el documento registrado en el Ayuntamiento. A su lado, el primer cartel de la Declaración de Interés Turístico Internacional; en él se aúna el pinar y el adoquín, suelo que pisan los astados y seña de identidad de un encierro que toma el campo y después las calles. Por último, se encuentra el cartel de las fiestas de 2018, primeras con la declaración y primeros encierros con ese carácter -y buenos resultados-.
La concejal de Turismo, Nuria Fernández, recordó al presentar la exposición el trabajo y esfuerzo para su consecución que se alarga una década. en 2008 se consiguió la Declaración de Interés Turístico Nacional, y diez años después, la internacional. Para lograrlo, el trabajo de investigación fue intenso y riguroso. Había que acreditar la importancia de estos encierros con artículos de prensa de gran tirada, en formato físico de papel y que no fuera de prensa especializada taurina. Como comentó Fernández, “lo fácil es encontrarlo en soporte digital”, pero conseguir los ejemplares se hace realmente complicado. Por otro lado, la memoria se llevó buena parte del trabajo; esta hubo que reestructurarla y adaptarla en varias ocasiones. Cabe destacar el apoyo de asociaciones, colectivos y pandas, todos los que hacen la fiesta, que también han sido fundamentales en este logro.

Y aunque la espera fue larga, 10 años después, “objetivo cumplido”. La concejal habló de satisfacción y de todo lo que repercute este reconocimiento. No lo hará de manera instantánea, pero ahora, Cuéllar está dentro de los circuitos publicitarios del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo a través Turespaña. Se abre al exterior y hay que trabajar por ello. Fernández recordó que tan solo tres localidades en España cuentan con esta declaración: Pamplona, Segorbe y Cuéllar. Además, es la única de Castilla y León de carácter no religioso. Este año se extenderá la invitación a más medios de comunicación, así como enviar notas sde prensa en varios idiomas y confeccionar una base de datos de dichos medios.