1 pregon IMPAR web
Publicidad

Llevan días con el cosquilleo en el estómago y anoche ya celebraron “la previa” de las fiestas. Se trata del día más especial del año para los cuellaranos, no hay otro igual. Hoy es Sábado de Toros y aunque muchos han pasado la mañana recuperándose de ayer, la tarde será apoteósica. Desde primera hora, los trajes de peña podrán contemplarse por las calles, el sonido de las dulzainas, las charangas, y ese ambiente único que se vive en las horas previas al pregón.

La imagen de la Virgen del Rosario está en la Capilla de Santo Tomé; allí ha pasado tres días, y hoy vuelve a su lugar, San Miguel, por todo lo alto. En procesión, miles de personas la contemplarán, y a su llegada a la Plaza Mayor, los aplausos lo llenarán todo, además de los vítores a la patrona, a la que muchos ya habrán pedido protección si van a acorrer el encierro. La Plaza estará abarrotada también desde primera hora, con el vino en las camisetas de los más jóvenes, y las ganas en todos, pequeños y mayores. Los balcones están engalanados con banderas de España y de Cuéllar; los escudos de caballo están presentes en casi todas las camisetas, seña de identidad de los vecinos, que estos días sacan pecho por su localidad. Sheyla, Sandra y Rebeca llevan nerviosas varias semanas, y hoy lo estarán aún más, porque su nombramiento en el balcón es algo único. Jesús García, alcalde de Cuéllar, será quien lo haga, y le acompañará el pregonero de este año, preparador físico de la Real Federación Española de Fútbol pero, por encima de ello, cuellarano. Estrenan Declaración de Interés Turístico Internacional, por unos encierros que hacen historia, los primeros de España en hacerla, y ahora con proyección a todo el mundo. Los de Cuéllar están ansiosos por escuchar el “A por ellos”, que no cesará en seis días. Les esperan cinco encierros a las 9.30 horas de cada mañana, con la emoción de la suelta, el traslado por el campo y la entrada por El Embudo, hasta dejar ver las carreras de los mozos. Cuéllar inicia hoy su semana, la de Los Toros.