Las Reales Fuentes dejaron correr su agua para recibir a Felipe VI.
Las Reales Fuentes dejaron correr su agua para recibir a Felipe VI. / L. SANZ
Publicidad

El municipio de La Granja amaneció ayer nublado y tranquilo. Con una amenaza de lluvia que se quedó en eso y no estropeó la visita del Monarca al Palacio que le vio corretear por sus pasillos de niño.

Las calles se encontraban con la tranquilidad habitual de un lunes gris, aunque la gran cantidad de agentes de la Guardia Civil y voluntarios de Protección Civil en las inmediaciones del Palacio Real, denotaba que algo estaba pasando en su interior.

Minutos antes de su llegada, los trabajadores de Patrimonio Nacional, izaban en uno de los balcones el guion (la bandera oficial de la Casa Real) que indica que el Rey de España está en ese Palacio en concreto. De hecho, en Zarzuela la retiraron cuando abandonó aquel recinto.

A las 11.30 horas, con puntualidad británica, entraba Felipe VI en coche oficial por la Puerta del Cosío. En ese momento la Fuente ‘Los Baños de Venus’ fue la primera en dejar correr su agua para dar al Jefe del Estado la bienvenida. Acto seguido, al paso del coche oficial por la zona, los trabajadores encendieron ‘La Fama’.

Pocos segundos después, junto a la entrada de Palacio, estacionó el vehículo y fue el momento en que Felipe VI bajó a pie para dar la mano a los presentes y saludar a viva voz a los periodistas que los distintos medios de comunicación que esperaban su llegada.

Tras los saludos, realizaron la foto de familia, para lo que dejaron correr el agua de la Fuente ‘Anfitrite’ (la más cercana a la zona), un corto paseo por la terraza de Palacio y directos a la reunión, que tuvo lugar, como es habitual, en los salones ‘Apocalipsis’, de la primera planta del edificio institucional. En el camino hacia el salón se prendió la última de las Fuentes que ayer dejó correr su agua, ‘Carrera de Caballos’.

La reunión del Patronato del Real Instituto Elcano, que se celebró por tercer año consecutivo el Palacio Real de La Granja, y del que la mayoría de integrantes son hombres, terminó a las 13.30 horas, momento en el que tuvieron un momento distendido para tomar un vino con pincho, ofrecido por el catering del Parador de La Granja, en la terraza de la entrada principal del Palacio, ya que finalmente la lluvia se quedó solo en amenaza. A su salida, de nuevo la Fuente de la Fama dejó correr su agua para despedir al Monarca.

Pero Felipe VI y sus acompañantes no fueron los únicos que ayer disfrutaron del encendido de las Reales Fuentes, ya que, como es habitual, los mismos cuatro monumentos volvieron a ponerse en marcha a las 17.30 horas, y de manera gratuita (como sucede en las festividades de San Fernando, San Ildefonso y el día de Santiago) para el gozo vecinos y visitantes que se acercaron por la tarde a visitar los Jardines del Palacio Real de La Granja.

FuenteLorena Sanz
Compartir