Más de 15.000 personas acudieron a los Jardines del Palacio Real para jugar con el agua que brotaba de los Monumentos.
Más de 15.000 personas acudieron a los Jardines del Palacio Real para jugar con el agua que brotaba de los Monumentos.
Publicidad

Los casi seis kilómetros de retenciones en la carretera que una Segovia con La Granja de ayer desde antes de las cinco de la tarde, y un helicóptero sobrevolando el Palacio Real, hacían presagiar que algo importante iba a pasar. Y es que, como es ya tradicional, las Fuentes Monumentales dejaban correr su agua en honor al patrón del municipio, San Luis.

“Hay aún más personas que otros años”, reconocían los trabajadores de Patrimonio Nacional, y es que, como bien apuntaban “este año, al caer el sábado, ha venido mucha gente de Segovia y de Madrid”.

 

Ellos mismos también se habían multiplicado. Incluso los guardas del Palacio de Riofrío se trasladaron al de La Granja. En total fueron 17, más 15 vigilantes de una empresa privada los que velaron por la seguridad de todos. Y una decena los ‘llaveros reales’ que fueron encendiendo cada una de las seis fuentes que ayer dejaron correr sus chorros de agua.

El lugar contabilizó más de 15.000 personas que no quisieron perderse el espectáculo en los Jardines de Palacio. Fue tal la cantidad de gente que acudió que, en vez de sacar una entrada gratuita para poder contabilizar exactamente cuántos espectadores hubo, tuvieron que utilizar una máquina de láser para tal misión.

‘Selva’ fue la primera de las Fuentes Reales en funcionar, seguida de ‘Carrera de caballos’ y de la más esperada ‘Canastilla’, donde muchos de los visitantes acudieron directamente para coger un buen sitio. Y es que, como es habitual, este Monumento interactúa con la gente al mojarles con su agua. Sin duda es la que más gusta y la que más aplausos y sonrisas saca a los presentes.

Cientos de personas de todas las edades quisieron empaparse bajo sus chorros. Los menos atrevidos y más prevenidos, incluso habían acudido con paraguas para disfrutar discretamente.

‘La bandera’ —uno de los trabajadores porta una para guiar a los visitantes y que le sigan de fuente en fuente— se trasladó hasta ‘Ocho calles’, de alli a ‘Las Ranas’ y ‘Baños de Diana’ para finalizar el recorrido en ‘La Fama’ , con sus chorros de más de 40 metros de altitud.

Ni tan siquiera la presidenta de la Comercio de la ciudad portuguesa de Marinha Grande, Cidália Ferreira, hermanada con el Real Sitio, quiso perderse la cita y realizó el recorrido acompañada del alcalde del municipio, José Luis Vázquez.

FuenteLorena Sanz
Compartir