3. concierto alamillo
Foto de familia al dar a conocer la recaudación del concierto en beneficio a la residencia El Alamillo./ c.n.
Publicidad

De nuevo los cuellaranos volvieron a mostrar su solidaridad, que siempre es desbordante, y más cuando se trata de una causa que los afecta directamente y está ligada a la villa. Con el objetivo de ayudar a financiar las obras de la residencia El Alamillo, que aunque van finalizando aún tienen bastantes flecos que costear, los cuellaranos acudieron al concierto organizado por la Junta de Cofradías. El reclamo eran las bandas de cornetas y tambores de las cofradías del municipio, que siempre logran atraer a bastante público, sobre todo desde hace unos años en los que la música ha sido la artífice del crecimiento de la Semana Santa cuellarana. El Convento de la Inmaculada Concepción, con sus ocho hermanas de clausura, acogió este evento que parece que sentará precedentes en el conjunto de actos previos a la Semana Santa. En primer lugar actuó la banda más numerosa de Cuéllar, la de Nuestro Padre Jesús Nazareno. Cerca de cuarenta componentes se presentaron ante el altar mayor para tocar sus marchas y demostrar su buen hacer. Le siguieron las dulzainas y tamboriles de la Asociación Cultural Villa de Cuéllar, tradicionales acompañantes del Cristo de El Calvario y su cofradía. Un sonido diferente dio otro toque a este concierto. En tercer lugar actuó la banda de cornetas y tambores de Nuestra Señora de La Soledad, que interpretaron otras cuatro marchas ante un público entregado y que demostró que ya tiene ganas de escuchar este género de música acompañando a los pasos e imágenes. Por último, los tambores y cornetas de la agrupación más joven, la de María Dolorosa Virgen de Los Cuchillos, cerraron con mucha emoción un concierto “redondo”.

La satisfacción de las bandas era palpable en el altar, cuando sus directores recogieron un sencillo diploma de agradecimiento y escucharon que la recaudación total había sido de 1.020 euros. El alcalde y una delegada cuellarana de Cáritas fueron los encargados de trasladar la noticia a la directora de la Residencia, Charo, que dio las gracias a todos por la colaboración porque “aún queda mucho que pagar”.

Cuéllar se prepara así para el resto de actos que componen su Semana Santa y que todos estos fines de semana previos cuentan con alguna actividad relacionada. El próximo fin de semana tendrá lugar el solemne besamanos de Nuestra Señora de La Soledad y el domingo el Pregón Nazareno. El siguiente ya se iniciará en sí la Semana Santa, con la procesión de la Virgen de la Compasión el sábado 24 y la de la borriquilla el domingo 25. El pistoletazo de salida ya se ha dado, y los cofrades ya están dando el máximo en cada uno de los actos.

Compartir