Las exposiciones muestran los objetos elaborados por los alumnos. / el adelantado
Publicidad

El curso llega a su fin para todos: escolares, universitarios, Erasmus, futbolistas e incluso para los políticos. Y, como no podía ser de otra manera, también llega a su conclusión para los más de 1.300 participantes en las Aulas de Manualidades que cada año promueve la Diputación de Segovia y que esta semana, como tradición y parte de ese fin de curso, daban comienzo a las inauguraciones de las exposiciones zonales en las que familiares, amigos y desconocidos podrán comprobar durante los próximos días todo el talento que guardan los vecinos de la provincia en sus manos, en sus pinceles y en su imaginación.

Los primeros en certificarlo fueron los vecinos de Martín Muñoz de las Posadas, San Rafael y Trescasas, donde han sido ubicadas tres de las nueve exposiciones que recogen los trabajos de participantes de más de 160 núcleos de población. Las autoridades, encabezadas por el presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, recorrieron las distintas exposiciones descubriendo, desde jarrones y tarros minuciosamente decorados, hasta espejos antiguos restaurados y baúles y cómodas que dejaban abrir sus puertas y cajones para lucir sus reinventados interiores. En Martín Muñoz de las Posadas, sorprendía la gran cantidad de adornos navideños —árboles y misterios incluidos—, así como un buen número de cuadrados de vidrio iluminados pintados con diversos motivos. En San Rafael, dos retratos a lápiz en los que no faltaba detalle se llevaban las palabras de admiración de los visitantes. Además, un número importante de escudos del Atlético de Madrid repartidos a lo largo de la muestra no escapaban a los comentarios, y la alcaldesa de El Espinar, Alicia Palomo, bromeaba señalando que “algunos participantes deben de saber de qué equipo es el diputado del Área de Asuntos Sociales”.

En Trescasas, por otro lado, era muy comentado cada detalle de un reloj-termómetro en el que constaban, desde los segundos hasta las estaciones que tiene un año. Sombreros, papeleras y cestos que cambiaban el mimbre por rulos hechos con hojas de periódico, monederos, bolsos, cuadros, mesas, tejas reconvertidas en relojes, maceteros hechos a partir de latas de mejillones y hasta un cuadro con el escudo del Balonmano Nava pintado en homenaje al reciente ascenso a Asobal, iban recogiendo las palabras de asombro de los asistentes en cada una de las exposiciones, y también los comentarios de sus creadores, quienes iban explicando junto a Carmen Toledano, Sonia Martín, Santos Sáez, Mª Sol Benito, Pedro José Gómez, Gema Roldán, Carolina Mejías y María del Mar Moreno, los monitores de estas zonas, cómo había sido diseñado y trabajado cada objeto de la muestra.

“Todos ustedes permiten que la idea que desde la Administración ponemos en un papel coja forma y color”, apuntaba el diputado de Asuntos Sociales y Deportes, Miguel Ángel de Vicente, quien acto seguido añadía que, “pese a no tener el arrojo que tienen ustedes para coger la lija o la aguja y hacer alguna de estas maravillas, sí puedo dedicarles, con mis manos, un sincero aplauso en agradecimiento”.