Las aguederas de Olombrada posan en la foto de familia, preparadas para celebrar la fiesta. / el adelantado
Las aguederas de Olombrada posan en la foto de familia, preparadas para celebrar la fiesta. / el adelantado
Publicidad

El 5 de febrero, festividad de Santa Águeda, se ha convertido en el día de mando de las mujeres, el día en que ejercen su dominio sobre los hombres. En Olombrada, al igual que en numerosos pueblos segovianos, se mantiene la tradición y las mujeres salen a la calle a celebrar la fiesta. En torno a 45 aguederas lucieron sus mejores galas, con el traje segoviano y sus preciosos mantones y alegraron el día con sus colores.

La misa es el momento de encuentro de las aguederas en su día, con una eucaristía solemne, continuando después con la procesión por las calles de Olombrada. Además, las protagonistas se reúnen en una comida, en la que hacen balance del año. La fiesta siguió ayer con una cena de hermandad, en la que repasaron las cuentas de la cofradía.

Las mujeres de Olombrada acuden fieles a su cita con Santa Águeda todos los 5 de febrero.