Grupo de aguederas del Real Sitio casi en su totalidad sobre el altar de la iglesia de Nuestra Señora del Rosario. / Nuria García Castán
Publicidad

Las 115 integrantes de la Cofradía de Santa Águeda en el Real Sitio se enfundaron el traje tradicional para celebrar una auténtica fiesta entre bailes de rueda, comida y reivindicación del papel de la mujer durante el domingo 10 de febrero.

«Hace unos 46 años, Alfonsa fue invitando una por una a las vecinas del barrio de la Colonia Esperanza a tomar café al Club para celebrar Santa Águeda». A pesar de ser un festejo relativamente reciente en el municipio, tal como contaba en el citado testimonio Paqui, una de las presentes en aquella merienda que inauguró la tradición, Santa Águeda está muy presente en el Real Sitio.

Así se demostró durante la toma del bastón de mando. La emoción de la alcaldesa, Charo Peromingo, y las damas, Silvia Lobo y Raquel Velasco, se transmitió al resto de la agrupación, quedando patente que Santa Águeda no es sólo una fiesta, sino un motivo de encuentro entre mujeres, para ayudarse y recordar entre todas a aquellas que ya no están. El alcalde, José Luis Vázquez, en su discurso se sumó a apoyar la lucha de la mujer pidiendo «que el año que viene sea una fiesta en la que ninguna de vosotras falte ni haya sido agredida». La alcaldesa también deseó «que a partir de ahora no tengamos que hablar de igualdad, porque sea una igualdad de verdad».

Entre las personalidades que siguieron a las aguederas se encontraban, además del alcalde, el teniente de alcalde Samuel Alonso, el teniente y el cabo de la guardia civil, la jueza de paz y distintos miembros de la corporación municipal. A ellos se sumaron los hombres voluntarios que ayudaron a servir el aperitivo, que tuvo lugar tras la misa y la posterior procesión con la imagen de Santa Águeda, y la música del grupo de dulzaina y tamboril de La Granja y Valsaín.

Como colofón se procedió a quemar al famoso pelele, dedicándole el cántico ‘El tío pajas’ -con música de Clavelitos- y el grito de ¡viva Santa Águeda!