La piscina de Sanchonuño es una de las que controla el laboratorio de Prodestur. / el adelantado
La piscina de Sanchonuño es una de las que controla el laboratorio de Prodestur. / el adelantado
Publicidad

El laboratorio de Prodestur se encarga de que 39 piscinas recreativas municipales cumplan con los diferentes aspectos de cloración, salubridad e higiene de la calidad del agua y el aire. El organismo provincial lleva a cabo una importante labor para que los ayuntamientos, como propietarios, cumplan con las obligaciones derivadas de la aplicación del Real Decreto 742/2013, que establece los criterios técnico-sanitarios de la calidad del agua y aire de los recintos. El organismo tiene a cargo la gestión sanitaria de las piscinas de Abades, Aguilafuente, Ayllón, Bernardos, Boceguillas, Cabezuela, Cantalejo, Cantimpalos, Carbonero El Mayor, Cerezo de Abajo, Club De Tenis Juan Bravo, Escalona Del Prado, Fuenterrebollo, Fuentesaúco De Fuentidueña, Frumales, Hontalbilla, Hontanares de Eresma, Juarros de Voltoya, Lastras de Cuéllar, Martín Muñoz de las Posadas, Marazoleja, Mozoncillo, Muñopedro, Muñoveros, Navalmanzano; Navas de Oro, Navas de San Antonio, Nieva, Olombrada, Pedraza, Prádena, Sacramenia, Samboal, Sanchonuño, Sangarcía, Torrecaballeros, Turégano, Vallelado, Veganzones y Vegas de Matute.
Según los convenios establecidos, el laboratorio de Prodestur se encarga de realizar la toma de muestras y análisis correspondientes exigidos en el real decreto; introducir los resultados de los controles anuales realizados sobre la calidad de las aguas y aire de las piscinas en el Sistema de Información sobre Piscinas (SILOÉ) y de la elaboración, actualización y mantenimiento del protocolo de autocontrol de la piscina.
Además, se llevan a cabo muestreos complementarios oportunos para salvaguardar la salud de los usuarios de las piscinas, cuando surjan situaciones de incidencias o incumplimientos.