La ‘Protección Obrera’, una memoria colectiva

Rindió homenaje a todos los presidentes que dirigieron la Asociación desde 1903

2

La memoria colectiva que representa la Asociación Cultural “La Protección Obrera”, fue compartida en este acto de homenaje celebrado el pasado fin de semana en el centenario local que regenta. Un reconocimiento a los 42 presidentes, y sus respectivas Juntas Directivas, que desde su creación en febrero de 1903, y hasta el día de cumplir su centenario, estuvieron al frente de su destino en cada momento de su mandato. También el reconocimiento se hizo extensivo a los 20 socios de mayor antigüedad y de los que fueron los últimos pensionados de la asociación.

Iniciativa que partía de la actual Junta Directiva que preside Francisco Marugán a fin de “tener presente nuestra historia, de reconocimiento a todos los socios que desde su creación, hasta el día de hoy, han hecho posible que esta Asociación siga siendo una referencia en la vida social del pueblo, en particular aquellos hombres que en 1 de febrero de 1903 levantaron el acta constitucional entendiendo y apostando por la ayuda y la colaboración mutua para aliviar sus dificultades económicas y sociales, en unos momentos donde tenían el plato vacío y el camino por andar”, decía Marugán en alusión a los fines solidarios de constituir esta Asociación de Socorros Mutuos ante la carencia en esa época de recursos sanitarios, de ayuda por enfermedad, desempleo, pensión por jubilación o recursos de sepelio, entre otras carencias. Cobertura social hoy día básica pero que en palabras del actual presidente “es el resultado de aquel esfuerzo lo que hoy estamos disfrutando. Quizás en esta Asociación no se hayan dado hombres que han brillado por su historial académico, pero si ha habido personas que han aprendido de la vida, que han brillado a gran altura por saber entender sus necesidades y dificultades sociales de su tiempo”.

La Protección Obrera representa la historia de 106 años de vigencia activa, un vínculo de unión entre el pasado que se ha trasladado de padres a hijos, de ahí que en el caso de aquellos primeros presidentes fueran sus biznietos o nietos los que recogieran el diploma del homenaje. Un largo devenir a través del tiempo desde el fin original de socorros mutuos hasta el camino que en 1989 emprendió como asociación cultural. Un sobrevivir en el tiempo que a juicio de Francisco Marugán se debe a que “quizás nuestro éxito sea debido a que en La protección Obrera han convivido con naturalidad todas las tendencias del pueblo, siempre bajo el principio de respeto al contrario en el debate, fuerza en la razón y dulzura en el decir”.

Acto de homenaje que abría una proyección de imágenes que recogían instantáneas de los trabajadores de la “Protección Obrera”, de principios del siglo XX, en sus diferentes vertientes de oficios, pasando por la emigración y otros momentos más modernos hasta llegar a la conmemoración de su centenario y cerrar con las fotos de cada presidente y la del grupo de socios más antiguos. El escritor local y coautor del libro sobre la historia de esta Asociación, Benjamín Redondo, citó anécdotas de los presidentes al tiempo que los familiares recogían el diploma.