La mesa de hortalizas repite la falta de acuerdo entre sus integrantes

Tras una década de funcionamiento la Mesa de Precios de Hortalizas de la Lonja de Segovia que se reúne en Cuéllar continúa con los problemas entre sus integrantes a la hora de fijar los precios.

2

La Mesa de Precios de Hortalizas de la Lonja Agropecuaria de Segovia arranca la campaña repitiendo los problemas que se produjeron ya el año pasado entre los integrantes de la mesa de hortalizas en la fijación de precios.

La pasada semana mantuvieron ya la primera reunión para analizar la continuidad de la lonja de hortalizas, con qué vocales y ver cuál se el interés del sector “porque todos creen que la lonja es algo fundamental y necesario y si se critica la lonja por parte de algún sector pues serán ellos los que tendrán que decir”, afirmó Nicéforo González presidente de la Lonja de Segovia.

González señaló que el problema que se plantea es “que se fija un precio de lonja que se debería respetar” ya que todos los sectores están representados en la mesa: industriales y centros de transformación, cooperativas y productores. “hay más problemas por parte de los industriales que son reticentes a considerar a las cooperativas como comerciales, ya que ellos al mismo tiempo producen y de alguna forma sacan sus zanahorias en el momento que creen oportuno y al mismo tiempo compran zanahorias a los agricultores”, situándose en el eslabón intermedio entre las dos partes, afirmó.

A juicio de González “en destino que yo entiendo que es donde está el gran problema de los márgenes que les pueden quedar y donde realmente se hacen competencia a la hora de vender en los mercas y las grandes superficies y entonces viene ese enfrentamiento entre las partes”.

Han bastado dos semanas para que el inicio de la campaña marque diferencias, según González, así finalizó la campaña de Andalucía con 35 céntimos el kilo de zanahoria en origen al agricultor y en la comarca ya se está bajando el precio a 22-25 céntimos, y con tendencia a la baja.

En la patata igualmente se han registrado precios muy elevados en otras zonas y será difícil mantenerlos cuando se inicie la recogida ya que viene tardía y la oferta se concentrará en pocos días. González afirma que “falta unión por parte de los agricultores a la hora de vender; deben ser conscientes de que si estuvieran unidos de alguna forma controlarían el mercado”, en cambio de la manera actual los transformadores quieren comprar más barato para que su industria sea rentable, afirmó. “El problema es que se hunde el precio de la zanahoria cuando llega la campaña de la zona de Segovia y Valladolid, que al tiempo son los máximos productores en España”, aseguró.

González concluyó apuntando que “la lonja, marcando precios y tendencias, es fundamental para los diversos sectores, clarifica los mercados y sirve para informar puntualmente y semanalmente a muchos operadores y sobre todo agricultores que tienen que vender sus productos a un precio concreto, la comercialización sigue siendo la asignatura pendiente del sector productor por ello es necesario un esfuerzo por mantener esta mesa de precios ya que como en otros sectores sirve para clarificar los complicados mercados”.

González señaló que esta semana seguirán manteniéndose los contactos y de cara a la siguiente semana poder reunirse la mesa y fijar precios el viernes 26 de julio “si faltara alguna parte, por parte de la lonja no hay ningún inconveniente en salir con precio informativo, pero creo que cuanta más representación tenga y más vocales tengamos en la mesa mejor será el precio”, afirmó señalando su interés por conseguir un precio consensuado por las partes.

En cuanto al precio de la patata González auguró que este año también se producirán problemas porque vienen muy tardías y en las mismas fechas “de momento los precios que hemos tenido en la zona de Andalucía van a estar muy lejos de los que aquí tengamos”.

En cuanto a otros productos que se valoran en la mesa local como el puerro, el presidente de la lonja señaló que le ocurre algo parecido aunque está más regulado y con un precio más estable en las últimas campañas, y el ajo, lo que se ha sacado ya por la zona de Vallelado se está pagando sobre 45-50 céntimos el kilo en función de variedades.