La localidad traslada a las Cortes su preocupación por las termitas

José Luis Aceves presenta una PNL para que la Junta elabore y ejecute un plan urgente para eliminar esta plaga que afecta a las edificaciones del pueblo y otros municipios cercanos

1

La plaga de termitas que desde hace años vienen denunciando los vecinos de la entidad local menor de Carbonero de Ahusín llegará a las Cortes de Castilla y León, ya que el procurador socialista en las Cortes José Luis Aceves anunció la presentación de una proposición no de ley (PNL) para que la Junta elabore y ejecute un plan urgente que consiga eliminar la plaga de termitas que afecta a las edificaciones del pueblo y de otros municipios limítrofes en la provincia.

Aceves recordó que “durante los últimos años hemos visto reflejado en los medios de comunicación cómo los vecinos de Carbonero de Ahusín, entidad con un centenar de habitantes perteneciente al municipio segoviano de Armuña, demandan ayuda para eliminar un problema de termitas que les afecta desde hace 30 años y que va empeorando con el paso del tiempo”.

Esta plaga también afecta a varias localidades segovianas limítrofes a dicha localidad. “A través de la Asociación La Madera, creada expresamente para defender los intereses de los afectados en Carbonero de Ahusín, los perjudicados han llamado a multitud de puertas para solicitar soluciones, aunque se han topado siempre con la falta de respuesta”, explicó a través de un comunicado el procurador segoviano.

Parece ser que prácticamente todos los inmuebles de la localidad están a día de hoy dañados por las termitas y que la mayor parte de ellos son viviendas de primera residencia, las cuales se están viendo abocadas a la ruina, denunció el socialista. La plaga afecta incluso a la ermita del pueblo, donde la acción de los insectos obligó a cambiar la viga de madera que sostenía la tribuna para evitar riesgos.

Por todo ello, Aceves demandó una solución urgente para que deje de ser la existencia de una plaga un mensaje negativo para las poblaciones afectadas y un foco importante de pérdidas patrimoniales para los ciudadanos.

Aceves, acompañado de la alcaldesa de Carbonero de Ahusín, Sandra Ayuso, comprobó in situ los daños ocasionados y la gravedad del problema, en una visita realizada hace unos días.

Los daños son patentes especialmente en las estructuras de los edificios, explicó Aceves, los cuales han tenido que apuntalarse por su debilitamiento. Repararlos y mantener las estructuras es, según los vecinos, “muy gravoso” para la economía de las familias, que en muchos casos se ven obligadas a cambiar puertas y ventanas cada tres años. Mientras, quienes se animan a comprar vivienda, a menudo deben hacer obra ante el deterioro de las casas.

De nada sirve arreglar los inmuebles porque las termitas se hallan en el subsuelo, por lo que sería imprescindible que la Junta de Castilla y León elaborara y ejecutara un Plan Especial para atajar el problema “de raíz” y acabar con los insectos, que también se han dejado ver por municipios aledaños.