La lluvia obligó a suspender la procesión de Viernes Santo

La Junta de Cofradías esperó hasta las 20.00 horas para determinar si el desfile finalmente se desarrollaba, pero la intensa lluvia y la nieve hicieron que se decidiera no realizarlo

18

nuria pascual mayo/ cuéllar

La lluvia que cayó incesante a lo largo de la jornada del viernes en la villa hizo que se suspendiera la procesión de todos los pasos por las calles del municipio.

La Junta de Cofradías esperó hasta las 20.00 horas para convocar una reunión de los hermanos mayores de las ocho cofradías cuellaranas en la que determinar si se llevaba a cabo o no la procesión. La fuerte lluvia que en algunos momentos fue en forma de nieve hizo que finalmente se decantaran por suspender el desfile que debía partir a las 9 de la noche del cruce de San Francisco.

A pesar de la climatología adversa los cofrades mantuvieron hasta el último momento la esperanza de poder participar en la procesión y algunos acudieron a los puntos de partida de los pasos vestidos con sus hábitos o con sus trajes de manolas.

La mayoría de las cofradías se quedaron con sus pasos listos para participar en la procesión con las imágenes vestidas y las carrozas engalanadas con los adornos florales. Solo la del Calvario y la del Cristo Atado a la Columna no habían llegado a colocar las imágenes sobre la carroza al no caber éstas colocadas en el lugar donde guardaban las carrozas que sí habían sido ya decoradas.

Una vez suspendido el desfile los cofrades comenzaron a desmontar los pasos resignados, lamentando que su esfuerzo este año no hubiera visto cumplido su objetivo. Solo La Soledad podrá ver recompensado su esfuerzo si hoy el tiempo le permite participar en la procesión de El Encuentro con la que se cerrará la programación de Semana Santa de este año. En ella participará también la cofradía del Nazareno portando al Cristo Resucitado. En principio las predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología limitan a un 25 por ciento las posibilidades de lluvia para hoy en el municipio.

Las cofradías tendrán que esperar al Viernes Santo de 2010 para salir a las calles de la villa y mostrar sus mejoras y novedades que se sumarán a las que en esta edición no han podido lucir.