La Escuela ‘Casa de los Picos’ deja su huella artística en el colegio

Alumnos del centro de Arte han decorado una fachada con almendro esgrafiado

9

La Escuela de Arte y Superior de Diseño ‘Casa de los Picos’ ha dejado su huella artística en el colegio de La Lastrilla, perteneciente al Centro Rural Agrupado ‘Los Almendros’, utilizando una de las técnicas más representativa de Segovia, el esgrafiado.

Alumnos y profesores quedarán sorprendidos cuando en septiembre regresen al colegio y sean recibidos por un gran almendro en flor, tallado por los alumnos de la ‘Casa de los Picos’ en una de las fachadas principales del colegio.

El pasado mes de junio los alumnos del ciclo formativo de grado medio en Revestimientos Murales realizaron la fase de Formación en Empresas y Talleres. En esta ocasión atendieron un encargo del centro educativo CRA ‘Los Almendros’, para el que realizaron un esgrafiado visible desde fuera del recinto.

Belén Arcones, Víctor Álvarez y Carmen Jiménez, coordinados por la profesora Anunciación Cubero han sido los autores de esta original obra. Los alumnos de ‘La Casa de los Picos’ realizaron una representación figurativa de un almendro, árbol que da nombre al colegio. La técnica de esgrafiado empleada es de tres tendidos. Se trata de una compleja técnica de la que hay pocos ejemplos entre el esgrafiado que decora las calles segovianas, que suelen ser de uno o dos tendidos la mayoría de ellos.

El desarrollo de este trabajo ha resultado ser el broche de oro a un curso en el que la educación artística ha tenido un tratamiento específico y un gran protagonismo en las actividades complementarias del centro escolar y, a la vez, el disfrute de la obra animará el inicio del curso 2015/2016. Es además un refuerzo en las relaciones del colegio de La Lastrilla y la Escuela de Arte.

En 2010, un proyecto de colaboración de los dos centros educativos permitió que dos alumnos del Ciclo Formativo de Grado Medio en Revestimientos Murales de la Escuela de Artes y Oficios de Segovia, Florencia y Pablo, tuvieran lugar real donde desarrollar una práctica formativa y una comunidad a la que destinar su trabajo. Por su parte, el centro escolar consiguió mejorar la imagen de una zona de acceso y hacerla más agradable con la imagen esculpida de unas flores de almendro.