Publicidad

Sobre el escenario de la sala cultural Alfonsa de la Torre, se dieron dos concejales del Ayuntamiento de Cuéllar que trabajan por el deporte cuellarano. El motivo: presentar las dos pruebas de atletismo más exitosas de la localidad, que cada año suman corredores y que ya se han asentado dentro del calendario de los deportistas.
La primera de ellas va a tener lugar muy pronto, la XXIII edición de la San Silvestre Cuellarana. Se está moviendo en los últimos años entre los 390 o 395 participantes, y aunque bajo el año pasado por las condicionaes climatológicas, se espera llegar este año a los 400. “Esto nos pone a un nivel importantísimo”, comentó el concejal de Deportes, Luis Senovilla. Ángel Carlos, en la organización de la San Silvestre desde sus inicios, recordaba cómo fueron esos primeros años y lo emocionante de ver que aún quedan los posos y no para de crecer. Era un proyecto pequeño y ahora es una cita ineludible para toda la comarca, “un día de fiesta”, la mejor manera de terminar el año: corriendo. Desde las 18.00 horas en la Plaza Mayor, los atletas de todas las edades disputarán una carrera en la que apenas importa el resultado, pero sí el buen humor, la alegría de correr el 31 de diciembre y las ganas de poder hacerlo un año más.

MURALLAS Otro carácter distinto tiene la Carrera de las Murallas. Un vídeo recordó la edición pasada, y volvió a mostrar la categoría que ha alcanzado esta competición. Se dan cita los mejores atletas de Castilla y León y de fuera. El presidente del Club de Atletismo de Cuéllar manifestaba en dicho vídeo que el atletismo”está en auge”, y los resultados de la pasada edición sentaron las bases de la siguiente.
Se desplaza una semana en el tiempo, así que tendrá lugar el 10 de marzo de 2019. Las circunstancias, con Carnaval el primer domingo de marzo, obligan a trasladarla al segundo. Senovilla explicó que el año en que coindcidió fue un reto muy importante, lleno de dificultades para cumplir horarios, y que no quieren “tentar a la suerte”. Son muchos aspectos organizativos a tener en cuenta y que se sume Carnaval es un handycap aún mayor, incluso para los servicios municipales. Por ello, se emplaza a los corredores al próximo 10 de marzo.

Aún no se han desvelado más detalles de esta carrera de la que los atletas destacan siempre la dificultad dada la pendiente y la orografía de la villa. Las vistas también son un punto a favor que compensa esas cuestas famosas que tanto exigen a los deportistas. A medida que se acerque la fecha, los detalles de la prueba se irán haciendo saber, pero hasta entonces, la organización remarca la fecha para que no haya confusiones. Se espera mucha participación, superar los 400 de ediciones anteriores, y ofrecer siempre la calidad con la que nació este evento deportivo. Siete ediciones más avalan esta competición que solo mejora y atrae a más corredores hasta la villa de Cuéllar.