56-3-feria-abril-santiuste
Los caballos, protagonistas en las fiestas segovianas
Publicidad

Al igual que Zamarramala ha sabido difundir y conseguir que la fiesta de Santa Águeda se celebre en numerosos puntos de Segovia y de otras provincias, la región española que mejor ha logrado expandir su folclore y asentarla en otras comunidades, es Andalucía.

Segovia no escapa a esa afición, y el mes de abril es el más prolijo a la hora de celebrar fiestas rocieras o flamencas. Numerosos pueblos y barrios están estos días ambientados con los colores y música de las celebraciones sevillanas o gaditanas.

Así, el barrio de San Lorenzo festeja hoy sábado su feria andaluza, de la mano de la Asociación de Festejos. Las rutas a caballo y las actuaciones de grupos de baile de sevillanas y de música flamenca como el segoviano ‘Duende Flamenco’, forman parte de un amplio cartel que arrancará a las 11:30 horas, y se cerrará con la media noche.

No será el único punto con ambiente andaluz. Fuenterrebollo llega ya a su VII edición de la Feria de Abril. Comenzará a las 18:00 horas en el salón multiusos municipal El Trinquete, decorado con farolillos, luces y banderines.

Cerca, en Cantalejo, la actuación en concierto del sevillano Paco Candela, y el Dj rumbero Álvaro Vizcaíno pondrán el ambiente flamenco a la ciudad briquera.

Este mismo día la localidad de Santiuste de San Juan Bautista acoge su III concentración caballista, que incluye paseos con las monturas por el casco urbano y alrededores. No faltarán los conciertos musicales de grupos flamencos en los bares del pueblo.
Una fiesta con predominio de jinetes y caballos se vivió también el pasado fin de semana en Cabezuela. En este caso se trataba de la tercera ocasión en que se celebra una fiesta que ya ha conseguido consolidarse. Valsaín también acoge cada año su celebración.

En cambio fue su primera edición, pero con un gran éxito de participación, la que tuvo lugar este mismo día en Valverde del Majano. Varios grupos de sevillanas y de flamenco actuaron al aire libre. Además hubo una comida de hermandad con unos 300 participantes. Y en Navalmanzano también se respiró ambiente rociero en la fiesta que organizó la asociación caballista ‘A doble rienda’. Los paseos de aficionados por el municipio y las actuaciones musicales animaron el municipio todo el día.

Compartir