Los vecinos participaron activamente en la consulta popular. / A.M.
Publicidad

La romería de la Virgen de Salcedón de Lastras de Cuéllar se celebrará a partir del año que viene el sábado más cercano a Pentecostés. Los vecinos decidieron ayer a través de una consulta popular, trasladar la fiesta del lunes al sábado, para atraer a más personas. Ayer por la mañana, los lastreños se acercaron al centro cultural de la localidad, para participar y marcar en un papel qué día querían celebrar la romería. La pregunta de la encuesta era: “¿Qué día prefiere que se celebre la bajada de la Virgen a la ermita?”, y como respuesta, “sábado o lunes”.

Un total de 406 personas, de las 410 censadas en Lastras de Cuéllar votaron en la consulta, de las que 266 (65 por ciento) se mostraron favorables al sábado y 139 (35 por ciento) al lunes. Dos papeletas se declararon nulas. Al finalizar la encuesta, la comisión encargada de organizar la romería informó mediante carteles por los bares y lugares públicos del municipio segoviano del resultado, que la romería de la Virgen de Salcedón se celebrará el sábado más cercano a Pentecostés.

El sondeo se desarrolló desde las 10 hasta las 14 horas. En las primeras horas, el centro cultural estuvo menos concurrido, pero a partir de las 12,30 horas, coincidiendo con la salida los vecinos de misa, fue participando más gente.

La romería de la Virgen de Salcedón es, junto con la fiesta de la Natividad de septiembre, unas de las celebraciones principales de Lastras de Cuéllar. Lleva organizándose en la localidad desde hace más de dos siglos. Con el tiempo, fue tomando más importancia que otras fiestas como la de la Magdalena, patrona de Lastras e imagen central del retablo mayor de la iglesia.

Esta fiesta se ha celebrado tradicionalmente el lunes de Pentecostés, 50 días después de Semana Santa. Con el paso de los años, hacerla en un día laborable se ha convertido en un problema para algunos vecinos.

La organización de la fiesta corre a cargo de dos parejas de mayordomos (contratar la orquesta, preparar la procesión, mantener la talla y la ermita…). Este cargo quedó vacante a principios de este año, por lo que en Semana Santa se creó un grupo dispuesto a realizar esas tareas. Dentro de ese grupo, se planteó la posibilidad de cambiar el día de la fiesta. Las personas que forman parte de esta improvisada comisión decidieron que sería el 9 de junio (ayer), coincidiendo con la víspera de la romería de Salcedón, cuando los lastreños votarían para elegir qué día celebrar la fiesta.

Pudo participar en la consulta, cualquier lastreño, residente o no en el pueblo, o personas con relación con el municipio mayores de 16 años. Ha sido un número alto de vecinos el que ha querido manifestar su opinión sobre su fiesta.