Un momento de la reunión celebrada en Riaza. / el adelantado
Un momento de la reunión celebrada en Riaza. / el adelantado
Publicidad

La alcaldesa de Riaza, Andrea Rico, y el director de la Estación de Esquí y Montaña de La Pinilla, Ángel González, explicaron al presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, los actos programados para conmemorar el cincuentenario de la estación, al tiempo que invitaron a la institución a formar parte del comité de honor de esta efeméride. La ocasión también se aprovechó para resaltar los buenos resultados obtenidos en la campaña de esquí escolar realizada con la Diputación y los colegios de la provincia, para seguir apostando por el deporte del esquí entre los escolares segovianos y que sientan esta estación como suya.
Los actos conmemorativos no solo se concentrarán en la temporada de invierno, sino que se desplegarán en el verano y también en el otoño e invierno. Como paso previo, en el mes de junio se constituyó el comité organizador, en el que están representados tanto el consejo de administración de la sociedad como antiguos trabajadores y miembros de la comunidad de vecinos de la urbanización de La Pinilla, en una demostración del carácter abierto y de integración de todos quienes componen la gran familia de la estación de esquí y montaña.
Además de la muestra fotográfica que se ha podido ver en el Ayuntamiento de Riaza, las conferencias que se están llevando a cabo sobre estaciones de esquí españolas y la velada musical celebrada el pasado sábado, para el otoño está reservada una exposición sobre el cincuentenario, con material gráfico, audiovisual, documental y equipamientos de esquí en la capital segoviana. Se pondrá especial hincapié en recordar la celebración, en 1975, de las pruebas de eslalon y gigante de esquí de la Copa de Europa, que supusieron un hito en la historia de los deportes de nieve en España. Coincidiendo con la apertura invernal de la estación, se erigirá un monolito en recuerdo a todos los trabajadores que han contribuido en estos 50 años a hacer realidad lo que un día fue la idea de un hombre visionario, José Pirinoli, a quien se le tributará un homenaje a título póstumo, quedando su nombre grabado en el telesilla desembragable superexprés, que a partir de entonces se llamará Telesilla Pirinoli Superexprés. También habrá otros actos como bajadas de antorcha, día de la nieve con equipación de época, exposición al aire libre de equipamiento de la estación (telesilla, telecabina, ratrac, cañón de nieve artificial…).