15-1cantimpalos-fiestas-pregon
La peña Las Conguitas, en el Salón del Ayuntamiento momentos antes del pregón inaugural de fiestas. / LOURDES MATARRANZ
Publicidad

Las fiestas patronales de Cantimpalos se iniciaron el viernes oficialmente en el marco de la Plaza Mayor. Con un programa atractivo, lleno de colorido, que dará a los visitantes y habitantes de este pueblo la ocasión de disfrutar del buen gusto en todos sus ámbitos, del buen trabajo y buen talante de estas gentes que abren sus puertas y sus corazones.

En este contexto tuvo lugar la proclamación de la reina de estas fiestas, Lucia López, con Marino Postigo como acompañante; y de las damas de honor con sus respectivos acompañantes, Clara Rico y Fernando Matarranz, Estefania Arévalo y Jorge Herranz, Virginia Casado y Aaron Salinas e Inés Arranz y David Sancho. La reina 2018, Lucia, expresó en su discurso que era un orgullo poder representar al pueblo esta edición, además de invitar a vecinos y visitantes a que pasaran unos buenos días.

La peña Las Conguitas fue la encargada de abrir las fiestas con el pregón, en el que remarcaron que les “llena de orgullo y satisfacción ser pregoneras 2018, pero lo que más nos gusta, es ser cantimpalenses de pura raza, pertenecer al mejor pueblo de la provincia”.

Seguidamente, con gracia y buen humor, hicieron una breve semblanza de los años de existencia de esta peña, compuesta por un grupo de 13 chicas y sus más de 20 hijos e hijas “y los que vienen de camino, que estamos asegurando la supervivencia del colegio”, añadieron.

En el ambiente se respiraba un talante alegre, animoso y entrañable, que todos aplaudieron al son de la música, que no cesó de poner su nota oportuna para que el público se sintiera protagonista. El acto final fue rubricado por la peña pregonera, que inauguraron oficialmente los festejos con un espectáculo de fuegos artificiales, seguido de chupinazo a lo que el público respondió con una fuerte ovación. Seguidamente, todos los cantimpalenses vestidos de blanco cantaron la canción ‘Loco por ti, Cantimpalos’, antes de dar paso a la orquesta Macro Movimiento, que fue la encargada de animar la velada hasta la madrugada.

Compartir