Grupo teatral de ‘San José’ de Segovia, en una anterior edición. / el adelantado
Publicidad

Los amantes del teatro van a tener una nueva oportunidad de ser testigos de una manifestación artística de primer orden, gracias a la inauguración de la 37ª Real Muestra de Teatro Especial de Fuentepelayo. Durante cuatro días, doce grupos artísticos compuestos en su mayoría por personas con capacidades diferentes actuarán sobre el escenario de la Casa de la Cultura.

La asociación «Taller Cultural de Fuentepelayo» será la entidad encargada de coordinar todo este proyecto integrador que se hace posible durante treinta y siete años gracias al patrocinio de la Fundación Caja Cega y la Diputación Provincial.

En esta edición el honor de abrir la Muestra ha recaído en el Grupo «Colorines» de Segovia. Esta agrupación pertenece a los HH. franciscano de la Cruz Blanca. Entre sus múltiples actividades, el teatro ocupa una parte importante como ocio y a la vez como terapia. Gracias al ingenio de su directora artística (Vanessa Hernández) y a la colaboración desinteresada del voluntariado, han hecho posible poner en práctica la comedia: «Prodigio en el convento».

En segunda sesión le corresponderá el turno a uno de los grupos más veteranos en la historia de esta Muestra, «Asadema» de Aranda de Duero. Esta agrupación artística ha hecho un montaje propio dotado de un gran ingenio hasta lograr un espectáculo denominado: «El señor refranes». Es una comedia basada en los valores que trasmitía la escuela del pasado siglo.

Esta primera jornada tendrá su epílogo con la obra: «Luna, lunera» a cargo del elenco «Fray Juan de la Cruz» de Segovia; más conocidos por «La Aneja». Los actores y actrices de este grupo de la capital ya han recibido importantes premios por su labor teatral basada en la espontaneidad mezclada con el rigor escénico para conectar con los espectadores desde el mismo comienzo de la representación.

Esta primera jornada teatral no será más que un aperitivo antes de abordar los tres días siguientes en los que una vez más las personas con capacidades diferentes se encargarán de poner la nota de ternura, color ambiental y calidad artística para deleite de quienes se consideran como ellos, personas «normales».