La mecanización puede impulsar aún más el sector resinero

Una jornada en Cuéllar evidencia las posibilidades que existen de desarrollo de los pinares

456
19-1-RESIMEC
Los ponentes en la jornada se fotografiaron juntos al comienzo de las sesiones. / resimec
Publicidad

El sector resinero tiene aún camino por recorrer. Así se puso de manifiesto en una jornada organizada por el grupo operativo Resimec en Cuéllar la semana pasada, para hablar sobre la resina como una salida más para el monte y un nuevo modelo de negocio más sostenible.

La actividad resinera parece querer tomar impulso de nuevo tras años de parón. En la jornada, inaugurada por el alcalde de la villa, Jesús García Pastor, se recordó que la resina cobra relevancia en cuanto a generación de puestos de trabajo y riqueza; de ahí el gran interés de que la actividad se modernice y se apueste por la innovación, para que se mejoren los rendimientos.

La jornada se inauguró con una actividad de campo en la que los participantes pudieron comprobar in situ el funcionamiento de un carretillo remasador motorizado con la que se mejora el rendimiento de los operarios, se aumenta la eficiencia y se gana tiempo sin producir daños en el árbol. En este encuentro se puso también el acento en la metodología para la extracción de la resina, con alusión concreta a un método de extracción americano bautizado como “bore hole”, que consiste en hacer un taladro en la base del árbol.Los propietarios forestales quisieron dejar patente su interés en conseguir compatibilizar el aprovechamiento resinero con el maderero.

Desde la Confederación de Organizaciones de Selvicultores de España (COSE), integrada en el grupo Resimec, su gerente, Patricia Gómez considera vital que se ponga en valor el monte para que los propietarios puedan rentabilizar la gestión forestal, y con ello generar una actividad sostenible para mantener las masas de pinares. La resina es un recurso natural con futuro por su versatilidad y gran demanda, necesitamos llevar la innovación al sector resinero para optimizarlo y devolver oportunidades a los pueblos, teniendo en cuenta la trazabilidad pues es la forma de reconocer su procedencia y calidad del producto.

Importancia sanitaria

En la jornada, se destacó además el valor farmacéutico y el papel que la resina va a jugar y juega ya en la industria química y cosmética al tener cada vez una mayor importancia los productos de origen natural: “Las propias políticas europeas apoyan ahora más que nunca las materias primas biológicas porque quieren desligarse de la dependencia de los derivados del petróleo”, señaló Gómez.

Por su parte, la gerente de la Federación de Asociaciones Forestales de Castilla y León (FAFCYLE), Olga González, ve en la resina un producto de la nueva bioeconomía: “Tenemos que avanzar hacia ella porque es una oportunidad para nuestros montes; pero sólo tendrá futuro si conseguimos alcanzar un nivel de modernización similar al que tienen las explotaciones agrarias”, indicó.

Más desarrollo técnico

Desde el Centro de Investigación, Desarrollo y Experimentación (CIDEX), Ignacio Sánchez, también coordinador del grupo operativo Resimec, logró poner el acento en el carácter innovador de este proyecto, con referencia a las tres líneas de actuación: mecanización de la pica tradicional, la aplicación del taladro basal para favorecer la compatibilidad de usos entre aprovechamientos, y el desarrollo de un sistema de apoyo a la toma de decisiones para impulsar la gestión de los propietarios forestales.

Para Sánchez, existe el convencimiento general de que el sector camina hacia un desarrollo tecnológico en el que la mecanización va a permitir un mayor aprovechamiento de las masas de Pinus pinaster, respetando el carácter sostenible y renovable de esta actividad pero sin perder de vista el factor productivo y el rendimiento de estas masas forestales.

También desde Cesefor Javier Calvo, jefe de proyecto en la Fundación, expresó que el sector de la resina lleva un “retraso” con respecto al resto de sectores agrícolas y forestales en cuanto a innovación y considera que se presenta una oportunidad para coger de nuevo “ese carro”. En este sentido puso en valor el trabajo que se hace desde Cesefor en materia de innovación y poniendo a disposición del sector unas opciones que cree que pueden facilitar la vida de propietarios, industriales, y sobre todo resineros.

Las entidades que, como socios beneficiarios, forman parte del grupo operativo ResiMec son Cesefor, el Centro de Investigación, Desarrollo y Experimentación, s.l. (CIDEX); la Sociedad de Resinas Naturales, S.L.; la Confederación de Organizaciones de Selvicultores de España (COSE); Federación de Asociaciones Forestales de Castilla y León (FAFCYLE); la Asociación para el Desarrollo Integral de Sierra de Gata (ADISGATA) y el Centro de Investigación Forestal del Lourizán.

“Aún queda campo por explotar”

Durante la jornada celebrada en Cuéllar, Ignacio Mesa, de la Asociación Forestal de Segovia, quiso hacer especial hincapié en la importancia de trabajar agrupados los dueños y gestores de las masas forestales para conseguir valorizar de forma conjunta los montes privados y evitar su abandono. El presidente de la Asociación de Propietarios Forestales de Segovia, Fernando Redondo, insistió además en la conveniencia de apostar por las nuevas tecnologías en los trabajos de resinación, entre otras razones porque entiende que en la sociedad actual “el componente verde es algo que vende y está aceptado socialmente, y encima es un producto de la tierra”.

Para Álvaro Picardo, asesor de la Dirección General de Medio Natural de la Junta de Castilla y León, y otro de los ponentes en esta jornada, está claro que el sector debe y puede ganar presencia en los montes de esta comunidad tanto en superficie como en producción. Él, en concreto, espera que con la mecanización y la colaboración de la industria, de los propietarios forestales, los resineros y los centros de innovación se consigan dar un salto cualitativo para resinar más montes que los que actualmente se encuentran en producción.