Estado que presentaba al mediodía la carretera de Carbonero de Ahusín a Añe. / el adelantado
Estado que presentaba al mediodía la carretera de Carbonero de Ahusín a Añe. / el adelantado
Publicidad

La lluvia dará un respiro en los próximos días, aunque se va dejando carreteras y calles inundadas y ríos crecidos. La madrugada del domingo al lunes se recordará por la cantidad de lluvia registrada en la provincia, con picos históricos en ríos como el Eresma, que a las 3 de la madrugada presentaba un nivel de 2,61 metros de agua en Segovia, el más alto en lo que va de año, cuando al mediodía ya había descendido hasta 1,94 metros. El caudal del Eresma también experimentó una importante subida a esa misma hora, con el máximo del año, 33,43 metros cúbicos por segundo, bajando por la mañana a 19,16 metros cúbicos.

Otros ríos, como el Riaza, también superaba ayer por la mañana el nivel de alarma en la estación de medición de Languilla, según los datos recogidos por la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), que también vigilaba la crecida del río Duratón, que había superado el nivel de alarma a su paso por la localidad segoviana de Sepúlveda. Así, el caudal del río Riaza alcanzaba en Languilla unos minutos después de las 10 horas los 25,69 metros cúbicos por segundo y con tendencia al alza. Mientras, el Duratón se situaba en 29,48 metros cúbicos por segundo en la estación de Sepúlveda, también con tendencia al alza y en nivel de alerta, menos preocupante que el de alarma.

Por su parte, la Diputación informaba ayer de que los equipos del Área de Acción Territorial están muy pendientes desde hace unos días de la situación de los ríos y arroyos de la provincia ante las posibles crecidas que puedan experimentar.

Precisamente una avenida registrada en el arroyo Zorita obligó a cortar la madrugada del domingo al lunes la carretera SG-V-30219, de Sangarcía a Marugán. Aunque la vía se reabrió al tráfico de nuevo por la mañana, al mediodía fue necesario volver a cortar la circulación tras una nueva avenida de agua, aunque el tráfico de vehículos volvió a normalizarse a las dos de la tarde.

Durante la noche hubo que cortar también en algún momento la circulación de vehículos por las carretera que comunica la autovía de Pinares (Segovia-Valladolid) con Cantimpalos, aunque la situación por esa vía se normalizó por la mañana.

Y sobre la una de la tarde fue necesario cortar el tráfico de vehículos en la carretera SG-V-3312, que comunica Carbonero de Ahusín con la que va de la autonómica de Arévalo a Añe, ante la crecida experimentada por el río Eresma.

Para los próximos días la probabilidad de precipitación es del 0%, hasta el viernes 20 que será mínima (5%), incrementándose el sábado 21 y el domingo 22 con un 35 y 75%, respectivamente.

SEQUÍA

La Comisión Permanente de la Sequía de la Cuenca del Duero se reunió ayer para valorar la actual situación hidrológica de la demarcación, cuyo indicador general pasa de alerta a prealerta por primera vez en los últimos trece meses, lo que conlleva dar por finalizada la sequía prolongada desde el punto de vista técnico. La situación actual de las reservas de agua en la demarcación ha mejorado considerablemente desde mediados de febrero, de modo que los embalses del Estado han subido del 32 al 85 por ciento de su capacidad tras las numerosas borrascas. Este incremento permitirá que la campaña de riego pueda desarrollarse con total normalidad salvo en algunos sistemas como el Pisuerga-Bajo Duero.

El informe mensual de sequía confirma que, a primeros de abril, había cinco subzonas en nivel de normalidad —Arlanza, Alto Duero, Riaza-Duratón, Cega-Eresma-Adaja y Bajo Duero—, cinco en prealerta —Aliste-Tera, Órbigo, Esla-Valderaduey, Pisuerga y Tormes—, y solo tres en alerta: Carrión, Águeda y Támega-Manzanas, aunque todas ellas con tendencia a la mejora.

Aunque tras la reunión de ayer la cuenca del Duero sale técnicamente de la sequía prolongada, sigue vigente el Real Decreto 684/2017 que declaraba la situación de sequía en la parte española de esta demarcación hasta el próximo mes de septiembre, y adoptaba medidas excepcionales para una mejor gestión de los recursos.

La Comisión Permanente ha acordado flexibilizar las medidas restrictivas sobre los derechos de los usuarios aplicadas durante la pasada campaña 2017, aunque pide vigilancia en verano.