Los más pequeños se divirtieron y aprendieron algunos movimientos del toreo. / el adelantado
Los más pequeños se divirtieron y aprendieron algunos movimientos del toreo. / el adelantado
Publicidad

La ilusión y la magia han vuelto a ser las protagonistas de una nueva cita del ‘Programa Víctor Barrio’, que inundaron el ruedo de la plaza de toros de Baeza (Jaén) a través del centenar de niños que participaron en las actividades de enseñanza y difusión de la tauromaquia. Los más pequeños de la casa se arremolinaban en la puerta grande del coso baezano desde antes de las once de la mañana. Los nervios y la incertidumbre daban paso a la alegría y a la diversión cuando saltaban al ruedo para, primero, disfrutar con el juego ‘De todo a toro’ y, desde ahí, pasar a los didácticos talleres de creación de trastos de torear.

Unos cien niños participaron en las manualidades y, a continuación, torearon de salón en el centro del ruedo bajo las directrices de Beatriz Gómez, coordinadora de las actividades del programa, y de los alumnos de la Escuela Cultural de Tauromaquia de Jaén.

La colaboración de los miembros de la Juventud Taurina de Jaén-Alimón, del Grupo MT Impresores, Reyma Taurino y el Ayuntamiento de Baeza fue crucial para el desarrollo y éxito en la organización de las actividades. La alcaldesa de la localidad, María Dolores Marín, quiso agradecer al equipo del programa su presencia en Baeza, con la entrega de una placa “en reconocimiento a su encomiable y excepcional contribución a la tauromaquia”.

Para concluir, todos los participantes recibieron el diploma que reconoce haber realizado las actividades taurinas del ‘Programa Víctor Barrio’ y tuvo lugar el sorteo de entradas para un festejo taurino, en el que los protagonistas fueron Leonardo Hernández, Curro Díaz, Cayetano y Ginés Marín, con toros de Núñez del Cuvillo. Por la tarde, los niños que acudieron al festejo recibieron una carpeta con dibujos y actividades infantiles acompañada de pinturas que repartió el equipo del ‘Programa Víctor Barrio’.