Este es el grupo de quintos que ha organizado este año el evento. /LOURDES MATARRANZ
Publicidad

Cantimpalos ha celebrado este fin de semana la 47 edición de su popular Fiesta de la Juventud, que congrega a jóvenes de toda la provincia en sus verbenas al aire libre. En su origen, los organizadores pretendieron crear una fiesta veraniega en la que participaran los quintos y jóvenes de la localidad. Desde entonces, cada año, la fiesta se ha ido renovando. Este año, durante las madrugadas de sábado y domingo, la juventud se divirtió en la plazas y calles de Cantimpalos. Los actos comenzaron el viernes con la celebración de una misa con ofrenda de flores a la patrona de Cantimpalos, la Inmaculada Concepción y el canto de la Salve. Seguidamente, los jóvenes se reunieron en cenas por las diferentes peñas, bares y restaurantes, y siguieron la fiesta en el marco de la Plaza Mayor con la actuación de la orquesta Sándalo.

En el primer intermedio se proclamó a la ‘Maja’, título que recayó en Judith Fuentetaja y el ‘Feo’, en Juan Arranz. Después tuvo lugar el pregón: “Ya estamos aquí los quintos y quintas como cada año, organizando la fiesta más esperada del año. La Fiesta de la Juventud es una excusa para que todos nos hagamos presentes en esta villa de Cantimpalos. Si los jóvenes somos protagonistas es para dar la talla en lo que se refiere al buen talante, a mantenerse en los límites del respeto y dignidad a nosotros mismos y a todos los que con este motivo participen en estas fiestas. Arriba los ánimos, que suene la música, la fiesta ya ha empezado y todos tenemos que disfrutar”. También agradecieron a todos aquellos que han colaborado para organizar esta increíble fiesta, jóvenes, casados, Ayuntamiento, bares, talleres, fabricas… “sin ellos no estaríamos aquí”. Después de la verbena, la noche fue amenizada por la charanga Enjutos y DJ Moosp.

Ayer los actos comenzaron en la medianoche con la actuación de la orquesta Track, que estuvo tocando hasta las cinco de la madrugada, para después continuar con la charanga Enjutos y Dj Moosp. La multitud enlazó la noche del sábado con la madrugada del domingo y entonces no faltaron los bocadillos de jamón, lomo, chorizo…

Cuando concluyó la fiesta se procedió a la limpieza de calles y plazas de la localidad. Una vez más los quintos hicieron posible esta bonita fiesta.