Imágenes de los trabajos llevados a cabos en el templo parroquial, que ha tenido que estar cerrado dos años. / El Adelantado
Publicidad

El domingo 18 de agosto los vecinos del municipio volverán a celebrar culto en la iglesia parroquial, tras los dos años que ha permanecido cerrada por problemas estructurales. El Obispado de Segovia, ante los problemas de seguridad del templo, tuvo que cerrarlo hasta que se acometiesen las obras necesarias para evitar cualquier desprendimiento en las cubiertas.

El proyecto de restauración, que ha tenido un plazo de ejecución de más de un año y medio, ha consolidado las cubiertas de la nave y de la torre. Las obras se han realizado en cinco fases, ascendiendo la inversión a más de 130.000 euros financiados en gran parte por la parroquia y por el Obispado.

En la primera y segunda fase los trabajos se centraron en la restauración integral de la nave y de la torre, siendo lo más costoso. En la tercera fase se realizó el acondicionamiento de los accesos a la torre, los suelos y el coro del templo. En las dos últimas fases, los trabajos se han centrado en la modificación y mejora de los accesos desde el exterior al interior de la iglesia, cambiar las ventanas y la limpieza y pintura completa del templo.

Este mismo domingo 18 de agosto, a las 12.00 horas se celebrará una Eucaristía presidida por el vicario general de la Diócesis, Ángel Galindo; acompañado por Helber A. Daza, párroco de la localidad; y José María Bermejo, hermano de San Juan de Dios, natural de Fuentesoto.