La Guardia Civil constata irregularidades en la becerrada de San Rafael

El partido animalista PACMA pide que apliquen sanciones ejemplares para evitar que se repitan episodios similares

226

Un informe de la Guardia Civil de Segovia corrobora las infracciones que PACMA denunció sobre las becerradas que se celebraron en San Rafael el pasado mes de julio, y según indica la propia organización animalista.

En la denuncia de este partido político se informaba del acceso al ruedo de personas no autorizadas para matar a los becerros. Según recoge ahora el informe de la Guardia Civil, algunos alumnos de una escuela taurina entraron a matar en el recinto sin los permisos correspondientes, por lo que la Junta de Castilla y león debería presentar ahora una propuesta de sanción.

El pasado verano, la Delegación Territorial de la Junta en Segovia informó de que había tenido entrada en el Registro de la institución un escrito de ampliación de una primera denuncia presentada por las organizaciones animalistas con algunos detalles que no habían incluido en su primer escrito.

La administración regional explicó que había comprobado que el acta del festejo celebrado el pasado 25 de julio en San Rafael, firmada por el delegado de la autoridad el cual “no recoge ninguna incidencia en su desarrollo”. No queda constancia de si el acta más desarrollada posteriormente hacía referencia a la escuela taurina o a alguna otra irregularidad.

En todo caso, la Junta dijo que a la vista de las denuncias, la administración había iniciado, en primer lugar un procedimiento informativo, momento en el que estaba el proceso, si bien todavía no ha trascendido el resultado de dicho expediente.

El Partido Animalista pide que la sanción sea ejemplar para que “se lo piensen dos veces antes de volver a celebrar una becerrada en la que se tortura y apuñala a animales que no llegan a los dos años de edad”, explica en un comunicado la presidenta del Partido Animalista, Silvia Barquero.

El Partido Animalista, que pidió personarse en el proceso administrativo, documentó e hizo público el “cruel trato que reciben los animales utilizados en las becerradas y puso en marcha una contundente campaña para abolirlos por ley”. “En estos festejos se usan banderillas y estoques para castigar y matar a crías que en la mayoría de ocasiones aún no han sido destetadas, no miden más que un mastín y se mueven con torpeza al no tener desarrollado el sistema psicomotor”, señalan desde esta organización. Además señalan que en muchas ocasiones estos eventos “incluyen a los propios vecinos del pueblo que, sin ninguna preparación y entre ríos de alcohol, acosan, banderillean y matan a los animales, lo que supone un claro caso de maltrato animal legalizado”, según explican en el mismo comunicado.

Por otro lado, PACMA anuncia que continuará trabajando hasta conseguir la prohibición de estos festejos y estará vigilante de la celebración de estos “trabajando a nivel legal y con el apoyo masivo de la sociedad para presionar al resto de partidos políticos hasta conseguir la prohibición por ley de las becerradas”.