Los moteros desfilan por la travesía de Cantalejo, luciendo sus máquinas y preparados para hacer una ruta por la provincia. / kamarero
Los moteros desfilan por la travesía de Cantalejo, luciendo sus máquinas y preparados para hacer una ruta por la provincia. / kamarero
Publicidad

La gran familia motera ha encontrado en Cantalejo su punto de encuentro anual del mes de enero. Miles de amantes de las dos ruedas se concentran este fin de semana en el campamento organizado en El Hoyal por La Leyenda Continúa. Se celebra la cuarta edición de un evento que ya se ha consolidado como la primera gran cita invernal del mundo de las motos. A pesar de la niebla en la que hoy ha amanecido casi toda la provincia, que ha ido dando paso al sol a mediodía, y del intenso frío de estos primeros días del año, los moteros son fieles a La Leyenda y procedentes de todos los rincones de España, así como de otros países como Francia, Portugal, Italia y Reino Unido, entre otros, no dudan en subirse sobre sus máquinas, hacer cientos de kilómetros, en algunos casos miles, y llegar a su destino para pasar un fin de semana con su otra familia, en torno a la pasión que comparten, las motos.

Todo está perfectamente organizado en Cantalejo para que los motoristas lleguen, monten sus tiendas de acampada, aparquen sus motos, y en torno a una hoguera, gracias a las cerca de cien toneladas aportadas por el Ayuntamiento de Cantalejo, se cuenten sus experiencias y aventuras sobre la moto, y cerveza o refresco en mano pasen las horas sin que el frío se haga notar. No faltan en el programa de actividades organizado por La Leyenda Continúa las rutas y excursiones por los pueblos amigos de la zona, hasta San Pedro de Gaíllos, Turégano, Sacramenia y Segovia. De hecho, hoy en la carretera, desde Cantalejo hasta la capital, se veían numerosos moteros disfrutando sobre sus motos y del bello paisaje. Tampoco han faltado este año, la Gran Fiesta de la Nochevieja y el Año Nuevo Motero y el Desfile de Antorchas en homenaje a los moteros fallecidos, por la tarde noche por las calles de la localidad briquera. Y como no, las exhibiciones del stunt Emilio Zamora en Sacramenia y Cantalejo, y los conciertos, con Capitán Mercury, el viernes, y La Frontera, ayer, en la plaza de La Leyenda.

La organización, las actividades, el entorno y el encuentro con los viejos amigos, son atractivos más que suficientes para que cada año la concentración de Cantalejo sume más gente. Este año se esperaban hasta 8.000 personas y quizás se supere esa cifra, ya que a diferencia del año pasado, en que cayó una gran nevada sobre el campamento, en esta edición, la nieve y la lluvia han respetado la concentración, y ayer eran miles los moteros que se distribuían por el pinar de Cantalejo, calles y bares de la localidad y pueblos limítrofes, haciendo rugir sus motores. La mayoría repiten, y lo más probable es que regresen el año que viene, ya que se encuentran encantados de la organización, del espacio en el que se desarrolla la concentración, y cómo no, de encontrarse con sus amigos de la carretera, objetivo principal de este tipo de reuniones. Es el caso, por ejemplo, del motoclub Mineros de Puertollano, unos viejos conocidos del lugar, que aprovechan la concentración de Cantalejo para verse y pasar un buen rato con sus amigos de clubes, como el segoviano de Carretera y Manta o los madrileños de El Foro, que hoy recordaban los 25 años que celebraron el año pasado en el encuentro que todos los años tiene lugar también en la localidad segoviana de Juarros de Voltoya. Muy cerca de ellos, tienen montado su campamento los Amigos de la Carretera, de Madrid, con veteranos de las motos entre ellos, que participan desde hace muchos años en la concentración de los organizadores de La Leyenda Continúa. Amabilidad, buen rollo y camaradería caracterizan a los moteros, que no dudan en posar para hacerse una foto, y contar sus experiencias sobre la moto. Alegría y felicidad es lo que irradian estos grupos, familias enteras en algunos casos, que transmiten su pasión por las motos a los más pequeños, con varias generaciones de aficionados.

Junto al chiringuito en el que se distribuyen litros y litros del caldo de La Leyenda, un matrimonio francés lo saboreaba y explicaba que era su primera vez en Cantalejo, y aseguraban que repetirán en próximos años.

Otro grupo con moteros de Reino Unido, Murcia, Valencia, San Sebastián y de otras tantas ciudades, comenzaron siendo dos, y ahora ya son más de veinte, y se reúnen en las concentraciones bien preparados con comida, bebida y el mejor equipamiento.

Gran satisfacción en La Leyenda Continúa por el desarrollo de esta cuarta concentración en Cantalejo, que ha logrado un nuevo éxito de organización, con una asistencia de moteros por encima de las expectativas. Y satisfacción también en la localidad y en la comarca, por la llegada de los moteros. Ayer se veía en todos los bares de Cantalejo motos de todas las marcas aparcadas, una bella muestra del poderío de estas máquinas.

Por otro lado, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, celebra la organización de concentraciones moteras como la de La Leyenda Continúa en Cantalejo, ya que ayudan a “dinamizar” el medio rural. Maroto ha visitado la reunión motera en El Hoyal , que califica como un evento que genera “riqueza y mucho valor para el mundo rural”. La ministra llegaba sobre las 14.30 horas al municipio segoviana, y acompañada de las autoridades locales y provinciales, y de los organizadores de La Leyenda Continúa, hizo un recorrido por el campamento. Maroto aseguró, en declaraciones recogidas por Europa Press, que el Gobierno que ella integra “trabaja para conseguir que el medio rural no se despueble”. Además, calificó a la localidad segoviana de Cantalejo como “un referente” a la hora de aprovechar el recurso que ofrecen este tipo de concentraciones.