Instalaciones del velatorio municipal, en la zona de Santa Clara./c.n.
Publicidad

El pasado pleno extraordinario trajo consigo el tema del velatorio municipal, sobre el que se expuso la previsión de prorrogar la gestión por tres o cuatro meses, según palabras del alcalde, Jesús García. En el mismo pleno se determinó la forma de gestión, que será indirecta y adaptada a la ley de contratos de las administraciones públicas. Esta semana se iba a mantener una reunión con la empresa gestora para estudiar esta prórroga, debido a que el contrato vence en pocas jornadas.

Desde el grupo municipal de Izquierda Unida, Alberto Castaño reivindicó la gestión directa de este servicio, abogando por que este debería ser público y no cedido a una empresa, lo que les llevó a votar en contra. Por su parte, el grupo municipal del PSOE explicó, a través de su portavoz Carlos Fraile, que se trata de una cuestión formal de ley y que mostraban su apoyo a la propuesta. “Existen otras prioridades, como agua o alumbrado”, comentaron, refiriéndose a su gestión pública, pero se mostraron a favor de que el pliego necesario fomente la competencia en este servicio para que los vecinos cuenten con una alternativa.
El equipo de Gobierno defendió este sistema de gestión y manifestó su intención de “hacer todo lo posible, porque mucha gente reclama este servicio en esta zona de la localidad”.