La dulzaina y el tamboril amenizaron la muestra. / el adelantado
La dulzaina y el tamboril amenizaron la muestra. / el adelantado
Publicidad

La localidad, continuando con su amplio programa de ocio que lleva a cabo a lo largo del año, celebró su séptima feria de artesanía y alimentación, con un gran éxito de publico y espectadores. Los asistentes que se acercaron al recinto recreativo de las piscinas municipales, pudieron recorrer los más de veinte stands en los que los artesanos mostraban sus trabajos y obras en cerámica, vidrio, madera, textil, bisutería, ganchillo, goma eva… y productos como mermeladas, embutidos, quesos, licores, cervezas…
La dulzaina y el tamboril amenizaron el mercado, en el que estuvo presente el concejal de Festejos, Cultura, Deporte, Juventud y Medio Ambiente, Daniel Sacristán, quien afirmó que “la feria con la que se pretende poner en valor y acercar los trabajos y productos de los artesanos, a la vez que se dinamiza y promociona el municipio, ya es una cita obligada en el calendario de Fuenterrebollo, ya que se complementó con un amplio abanico de actividades paralelas para todo el público.
Además, la feria también tuvo su lado solidario con la participación de la Asociación Aleph-Tea, formada por familias con hijos con trastornos del espectro del autismo, y deportivo, al celebrarse el primer torneo de fútbol sala de verano para categoría masculina y femenina y que se celebró, en la pista polideportiva.
Durante la mañana, los gigantes y cabezudos del grupo Tirotateiro animaron a grandes y pequeños para abrirles el aperitivo, y es que, a las tres de la tarde, y con el sonido nuevamente de la dulzaina y tamboril, se empezó a repartir las raciones de paella para comer, en la que artesanos y visitantes compartieron mesa y mantel con esta comida elaborada por la empresa local Bocanada.
La encargada de abrir los actos de la tarde fue la escritora Leana Saad, que además de estar durante toda la feria firmando ejemplares y conversando con el público, presentó su libro titulado ‘De los Destellos de Oriente en Castilla’. El taller de mandas y calming art, en el que padres e hijos disfrutaron juntos, y el espectáculo de la compañía Zascandiles, con la obra de títeres, teatro y música ‘Cántame un cuento’ fueron el resto de actividades lúdicas celebradas por la tarde. Con el fin de promocionar la marca ‘Alimentos de Segovia’ y fomentar la venta de los artesanos, la jornada concluyó con un sorteo de una bolsa de alimentos de Segovia entre las compras realizadas durante toda la feria, y es que esta feria que año a año va ganando adeptos, cuenta con el patrocinio de la Diputación Provincial a través del área de Promoción Económica.