Jennifer Berzal Barroso, la nueva alcaldesa de Navafría. /El Adelantado
Publicidad

La nueva alcaldesa, Jennifer Berzal Barroso (del PP), está llena de iniciativas e ideas que aportar a sus vecinos. Quiere ayudar con numerosos servicios a todos los que emprendan o ya tengan algún negocio en la villa. También apuesta por mantener la escuela, facilitar la conciliación familiar y laboral y cuidar a los mayores.

—¿Ha tenido experiencia política previa?
— Estoy afiliada al Partido Popular desde el año 2006. En el año 2015 ocupé el puesto número dos en la candidatura municipal del Partido Popular en Navafría, siendo elegida dicha candidatura por mayoría absoluta y nombrándome Primer Teniente Alcalde hasta este año, en cuyas elecciones municipales salí elegida como Alcaldesa del municipio de Navafría.

— ¿Cuál es su experiencia profesional?
— Titulada en Técnico en cuidados auxiliares de enfermería y Técnico en Emergencias Sanitarias. Desde el año 2006 trabajo en un Soporte Vital Básico (Emergencias sanitarias 112) en Riaza, anteriormente compaginaba estudios con trabajo en el sector de la hostelería.

— ¿Cuál o cuáles son los motivos por los que se presentó a la Alcaldía?
— Desde muy joven me ha gustado participar y ayudar en la organización de todas las actividades que se desarrollaban en el pueblo, siempre he admirado a todas las personas que se quitaban de su tiempo para dárselo a los demás. También por el amor y el orgullo que siento por Navafría me hizo dar ese pequeño paso y poder estar al servicio de mis vecinos. En el medio rural las pocas personas jóvenes que vivimos tenemos mucho que hacer y decir, y desde la política municipal se puede hacer mucho.

— ¿Qué retos o proyectos va a cabo durante su legislatura?, ¿podría citarlos y explicar alguno de ellos?
— En los pequeños municipios como Navafría los presupuestos son limitados y en muchos casos solamente con el mantenimiento de los servicios básicos se va una parte muy importante de dicho presupuesto. Nuestro principal objetivo es ayudar a todas aquellas personas que en su día decidieron montar un negocio en Navafría ofreciendo todo tipo de servicios a nuestros vecinos, y a todas las personas que decidan emprender algún negocio nuevo.

Queremos mantener la escuela en nuestro municipio, los niños son una parte esencial para la vida del pueblo, y desde las instituciones, en la medida que cada una pueda ayudar, debemos facilitar a las familias la conciliación laboral. Las personas mayores también son muy importantes para nosotros ya que son una parte fundamental.

El turismo actualmente es un gran atractivo en nuestro municipio, y por ello debemos impulsar y dar a conocer más si cabe el nombre de Navafría. Un gran propulsor sería la apertura del museo etnográfico ‘El martinete’, después de la total restauración del edificio y maquinaria, gracias a instituciones como La Junta de Castilla y León y La Diputación.

—Según su criterio ¿cuál cree que son las carencias fundamentales de su municipio actualmente?
— Bajo mi punto de vista la carencia fundamental de Navafría es la gente joven. No hay gente que decida quedarse en el pueblo y emprender en él. Sabemos que las facilidades que ofrecen las grandes ciudades no las tenemos en los pueblos pequeños, pero el medio rural tiene mucho que ofrecer a los que decidan quedarse o volver.
Navafría cuenta con todo tipo de servicios: Centro de Salud, escuela, farmacia, carnicería, tiendas de alimentación, panaderías, bares, casas y hoteles rurales… Todo tipo de actividades culturales, cercanía a ciudades como Segovia, Madrid, Valladolid, etcétera.

—¿Cree que encontrará alguna dificultad que vaya a costarle resolver? ¿Cómo enfrentaría el problema?
— Dificultades siempre que uno está al servicio de los demás pueden surgir, nunca se hacen las cosas a gusto de todos, pero actuando con coherencia y siempre respetando la ley, todo tiene solución. Estoy segura de que con las ganas que tengo de trabajar para mi pueblo y rodeada de un equipo estupendo, como es mi caso, todo se llevará sin problemas.

— ¿Qué iniciativa tiene para atraer personas a su pueblo para que puedan quedarse a vivir y a trabajar? ¿Qué oportunidades ofrecería?
— El simple nombre de Navafría atrae a gente a nuestro pueblo, son las personas las que tienen que darse cuenta de que la vida en el medio rural no es tan mala como nos han hecho creer, los pueblos son los cimentos de todo y los primeros que tienen que verlo son los políticos de las altas instituciones. Ellos son los que tienen que facilitar los servicios en los pueblos y dotarlos de igual forma que lo hacen en las grandes ciudades.

— ¿Qué nivel de decisión va a permitir a sus concejales? ¿Qué no delegaría bajo ningún concepto?
— Cada decisión que se toma ha sido antes consensuada entre todos y así será durante toda la legislatura. Aunque la alcaldesa, al fin y al cabo es quien asume la responsabilidad de todo.

— ¿Teme no ser respetada por ser una mujer ocupando el puesto de alcaldesa?
— Hace años la palabra mujer y alcaldesa era un conjunto casi impensable, pero lo afrontaré tal y como desde pequeña me educaron, con respeto, honestidad y con trabajo para demostrar que las mujeres somos necesarias y que aún nos queda mucho por decir.

—¿Por qué cree que es la persona indicada para el cargo?
— La Alcaldía la afronto con ilusión, respeto y sobretodo muchas ganas de trabajar por y para mis vecinos, todo ello con la confianza que me concedan dirán si soy o no la persona indicada para el cargo. Me considero una persona muy constante, siempre he creído que la perseverancia es la clave del éxito y daré lo mejor de mí para demostrar mi valía.