Un momento de la bendición de la escultura. / M.R.
Publicidad

La celebración ayer de la fiesta patronal de San Andrés tuvo como actos centrales y destacados la inauguración del monumento al trillero, y el reconocimiento de Francisco Fuentenebro como Hijo Predilecto.

De este modo, la celebración contó con una serie de actividades que dieron más lustrosidad al día, con la participación de numerosos vecinos.

Comenzó la jornada con una serie de juegos autóctonos como bolos, chito y rana, con premios consistentes en productos alimenticios.

A las 12:30 horas comenzó la misa y posterior procesión con el santo, amenizada por la música tradicional que interpretaron Víctor Sanz y Fernando Calvo.

La comitiva se trasladó hasta la plaza Alcázar de Toledo, donde de la mano del alcalde, Máximo San Macario y el resto de la Corporación municipal, se descubrió la nueva escultura metálica que sustituye a la Fuente de la piña.

El monumento fue bendecido por el sacerdote y cronista oficial de Cantalejo Francisco Fuentenebro, que por la tarde sería nombrado Hijo Predilecto de la ciudad.

De este modo, el trillero de metal, que reproduce la imagen tradicional de un hombre fabricando un trillo, el símbolo de la localidad, luce desde ayer en la pequeña rotonda del punto más alto del casco urbano de la ciudad de Cantalejo. Posteriormente, una vez finalizada la procesión en la iglesia, se ofreció una tajada a todos los asistentes a la puerta de la iglesia de San Andrés, en cuyo honor se celebra la fiesta.

Ya por la tarde, los actos se trasladaron hasta el centro cultural José Rodao, donde tuvo lugar el acto de nombramiento como hijo predilecto a Francisco Fuentenebro Zamarro, autor de numerosos libros sobre la localidad, y cronista oficial de Cantalejo.

El también sacerdote estuvo acompañado por otros cronistas segovianos como Antonio Horcajo o Antonio Linaje, cronistas de Riza y Sepúlveda respectivamente. La jornada se cerró con una actuación musical en el Hogar de personas mayores.