La ‘Casa respiro’ de Adisil recibe 3.000 euros de manos de Bankia

298
Los alumnos del taller de Adisil recibieron 3.000 euros de manos de ‘Bankia en Acción’.
Los alumnos del taller de Adisil recibieron 3.000 euros de manos de ‘Bankia en Acción’. / EL ADELANTADO
Publicidad

La asociación de discapacitados del Real Sitio (Adisil) recibió ayer 3.000 euros por parte de Bankia, dentro de su iniciativa ‘Bankia en Acción’, como reconocimiento y ayuda a su proyecto ‘Casa Respiro’. Se trata de una vivienda cedida por el Ayuntamiento granjeño a la asociación de discapacitados, para “dar un respiro a los cuidadores de personas discapacitadas”, explica la directora de Adisil, Ana Díaz, ya que “a lo largo de nuestros 18 años de trayectoria nos hemos dado cuenta de que los cuidadores se van haciendo mayores y necesitan tiempo de descanso”.

Han empezado a adecuar la vivienda con materiales reciclados.
Han empezado a adecuar la vivienda con materiales reciclados. / ADISIL

Es un piso de cuatro habitaciones en los Alijares. “Pero es una casa muy antigua”, desvela la directora, que adelanta que “la tenemos que rehabilitar entera”.
Gracias a la venta de los productos que realizan en su taller, a colaboraciones particulares y a reciclar objetos y muebles viejos que han ido encontrando tirados, ya han logrado pintar las pareces y le han empezado a lavar la cara a la vivienda. “Por ejemplo, nos encontramos un sofá que estaba para tirar y lo tapizamos nosotros mismos y lo hemos dejado como nuevo, y ya está colocado en la vivienda”, asegura Díaz, que explica que lo mismo hicieron con “la mesa y las sillas del comedor y con una mesita auxiliar”. Pero aún queda mucho por hacer, una rehabilitación profunda.

Adecuación de la casa

Para ello, lo primero es realizar la instalación eléctrica por completo, desde el cableado hasta los enchufes. Con los primeros 1.500 euros, que les entregaron a finales de año, “ya hemos dado de alta la luz de la casa en Industria”. Pero el presupuesto que les han dado por todo el tema eléctrico son 3.000 euros, y otros 2.000 más por la calefacción, en la que también deben partir de cero, haciendo la instalación de gas y poniendo una caldera.

Lo mismo sucede con la cocina, en la que hay que tienen que montarla entera. “Muebles electrodomésticos, lavadora, frigorífico… Todo”, reconoce la directora.Y, en general, hay que adaptar la vivienda. Quitar las puertas y hacerlas más anchas y pintarlas. Con respecto al cuarto de baño, también hay que adaptarlo y quitar la bañera, poner el lavabo y los grifos. “Adaptar toda la casa para que puedan estas personas con silla de ruedas”, explica Díaz.

“El objetivo es que estos cuidadores tengan un respiro de dejar a la persona discapacitada en un centro más familiar”, relata Díaz, quien detalla que su pueden quedar “un día, un fin de semana, unas vacaciones… lo que necesiten”.

Además, esta ‘casa respiro’ se autogestionará sola, “como muchas de otras cosas de Adisil”, puntualiza Díaz, con lo que aporten esas familias por la estancia. La casa tiene que estar tutelada por lo que se contratará a un profesional (un terapeuta ocupacional o un psicólogo) que sea capaz de ayudarles con sus habilidades sociales y, sobretodo, con su autonomía. La directora de Adisil explica que, otro de los objetivos es ese, su autonomía “que aprendan a cocinar, a hacer las tareas, convivir con otros compañeros, gestionarse sus medicamentos o su dinero… Ese tipo de cosas”.

Para Ana Díaz, esta aportación de ‘Bankia en Acción’ le hace estar “encantada, ilusionadísima y orgullosa porque nos cuesta mucho salir adelante porque tenemos muy poca ayuda y tenemos que estar siempre llorando a los demás”. Por lo tanto, continúa diciendo “que se reconozca este proyecto tan bonito da una satisfacción enorme y, sobretodo, da fuerzas para seguir y no tirar la toalla. Por lo menos, ya apuestan por nosotros y eso te motiva”.

FuenteLorena Sanz
Compartir