La Casa del Pulimento ha perdido su techamen por la nieve caída.
La Casa del Pulimento ha perdido su techamen por la nieve caída. / L. SANZ
Publicidad

Lo que más temían quienes impulsan la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) de la Casa del Pulimento, ha sucedido. Y la gran cantidad de nieve caída en el municipio los días sucesivos a la Noche de Reyes, dejó tal cantidad de agua condensada en su tejado que se ha venido abajo por completo.

La Casa del Pulimento, ubicada tras el puente de entrada a La Granja desde Torrecaballeros, cuanta ya con la documentación arquitectónica para ser declarada Bien de Interés Cultural (BIC).

La edificación, que data del siglo XIX se encuentraba ya en muy mal estado y se temía que lo poco que quedaba del tejado se perdiera este invierno a causa de la nieve. Como así ha sido.

Pero la ‘asociación artístico-tecnológica de amigos del vidrio en La Granja’ sigue adelante con la intención de que sea declarado BIC. “Ahora tenemos que trabajar más e inverir más dinero”, asegura su presidente, Ricardo Hernanz, que, lejos de estar desanimado, encuentra en este derrumbe tan solo como una piedra en el camino.

Por parte de la asociación la intención sigue siendo lograr los informes oportunos para declarar a este edificio histórico como BIC e impedir así su derrumbe total.

La primera fase del proyecto, en la que tenía que realizarse un levantamiento de planes ya fue concluída y están inmersos en la segunda, que está estudiando su suelo, es decir, que se están realizando catas. Además, se está realizando un estudio histórico del edificio. La tercera fase será un estudio actual, para determinar los usos que ha tenido el edificio, ya que se sabe que a finales del siglo XIX dejó de pertenecer a la fábrica de vidrio y fue, entre otros menesteres, un establo.

Propósitos del año

“Toda esta documentación es necesaria para que nos puedan conceder el BIC y así protegerlo”, asegura Hernanz, que desvela que “el Ayuntamiento granjeño les ha otorgado una subvención de 2.000 euros, pero necesitan bastante más”. El dinero de la Diputación y de la Junta de Castilla y León no ha sido pobible en 2017, pero confía en que “aportando toda la documentación, verán que no es una quimera, y volveremos a negociar para lograr su ayuda en 2018”. Si todo va bien, zanja Hernanz, “toda la documentación estará disponible en el primer trimestre del año”.