Chapa que se otorga a cada alumno que no usa plástico. / CEIP Agapito Marazuela
Publicidad

La revelación de que en el ártico se había encontrado plástico proveniente del Real Sitio conmovió a los profesores del CEIP Agapito Marazuela, quienes en seguida decidieron actuar para concienciar a los alumnos de este problema. Precisamente de ahí surgió la idea de crear un belén bajo el lema de océanos limpios, que además consiguió el primer premio en el Concurso de Belenes de la Diputación de Segovia.

En paralelo a esta experiencia, la comisión de medio ambiente, formada por profesores del centro, propuso una campaña a mediados de diciembre enfocada en reducir el consumo de plástico en las aulas, planteando como reto a los alumnos que llevaran cantimplora y fiambrera, en vez de botellas y envoltorios. Si cumplían con este requisito durante varios días, se les haría entrega de una chapa que les convertiría en mediadores, pudiendo animar a otros compañeros a participar.

Según el director, Raúl Vela, “casi un cien por cien de los alumnos se ha sumado”, y añade que “se ha notado mucho en las papeleras, donde ahora casi no hay bolsas”. Su objetivo es hacer eco de esta experiencia para que en otros colegios y colectivos se pongan en marcha proyectos similares.