alumnos de flauta travesera en la audición de este trimestre.
Publicidad

La Escuela de Música Cecilio de Benito celebró el pasado jueves su audición de fin de trimestre. Tras lo sucedido en la anterior, cuando el público no cupo en la sala y muchos no consiguieron entrar, la Concejalía estableció un método por invitaciones para controlar el aforo. Así, las actuaciones se dividieron en dos pases con descanso intermedio, y las invitaciones entregadas a los alumnos lograron dotar de mayor orden a la sala, conscientes de sus limitaciones. Después de los invitados, pudo entrar el público en general, y la audición se desarrolló sin incidentes y sin el “agobio” acusado en otras ediciones dada la gran cantidad de asistentes. Los alumnos pudieron demostrar así todo lo aprendido en estos meses.