Junta y Ministerio completan las obras de recuperación de las lagunas

Las fundaciones Biodiversidad y Patrimonio Natural han desarrollado actuaciones en siete lagos con una inversión de 735.000 euros

0

En total se han realizado 23 actuaciones durante año y medio y se han llevado a cabo en 7 de las 14 lagunas que conforman el complejo lagunar. En concreto las obras han afectado a las lagunas Sotillo Bajero, Navacornales, Navalayegua, Navalagrulla, La Cerrada, Navahornos y La Muña.

Con estas actuaciones se pretende compaginar su disfrute y su protección. Y permitirá que numerosas especies de aves nidificantes y migratorias habiten en los humedales.

El director general del Medio Natural, José Ángel Arranz; Ana Leiva, directora de la Fundación Biodiversidad; y José Antonio Sanz, alcalde de Cantalejo, inauguraron las obras de restauración del complejo lagunar, en un acto en el que también participó la subdelegada del Gobierno, María Teresa Rodrigo Rojo, y representantes de las empresas que han intervenido como asesoras o de forma directa.

Este proyecto ha supuesto una inversión de 735.213,81 euros, de los cuales la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente ha aportado 485.213,81 euros y la Fundación Biodiversidad los 250.000 restantes.

Tanto Arranz como Leiva destacaron la importancia del enclave, a nivel paisajístico como para la abundante fauna y flora que alberga. Su visita la iniciaron en el aparcamiento adaptado de la Muña, desde donde recorrieron una de las sendas hasta llegar al observatorio adaptado para discapacitados. El recorrido atraviesa parte del pinar y se ve la orilla meridional de la laguna, una de las mayores de la zona, en cuyos márgenes se desarrollan densos cañaverales de junco lacustre.

Desde aquí se desplazaron hasta el mirador de Navalayegua, la de mayor extensión y acogida de aves.

Intervenciones. Dentro del proyecto de restauración se han realizado distintas actuaciones encaminadas a ordenar el uso público del espacio. Se han construido tres zonas de aparcamiento desde las que parten senderos que facilitan el tránsito por los arenales del entorno. Por ellos se accede a los tres observatorios (Sotillos, Navalayegua y Navahornos) dispuestos a una distancia prudencial de la lámina de agua, de modo que pueden ser utilizados para observar la avifauna sin generar molestias.

Las rutas construidas suponen un total de 3,250 kilómetros distribuidos en cuatro senderos.

Las lagunas de Cantalejo dependen del agua de las precipitaciones y escorrentía, así como de la aportación que llega de la depuradora municipal, aunque ayer se puso de relieve que será preciso acometer alguna mejora en el tramo intermedio, como hacer pequeños embalses o limpiezas periódicas para evitar la eutrofización y colmatación de las lagunas. Ahora existen además aforadores que regulan el funcionamiento hidrológico del complejo lagunar y mejoran su gestión.