Iglesia de Juarros de Voltoya.
Iglesia de Juarros de Voltoya.
Publicidad

Su historia nos cuenta que, inicialmente, su nombre fue Xuharros de Boltoya, refiriéndose a la olmeda que existe cerca de la localidad y a la procedencia vasca de sus repobladores pues en vasco, Zuhar significa Olmo.

Sobre la segunda parte del nombre, Voltoya, marca la importancia del agua en una localidad ubicada en la orilla derecha de este río, ante una balsa que da un paisaje acuático único en una zona en la que destaca su variedad de aves y una importante vida alrededor de diversas actividades relacionadas con el agua, como la pesca, aunque la existencia del «Pez Gato», está creando problemas pues, según se comenta en el pueblo, estos peces «que alguien echó al río» están comiéndose a los peces autóctonos y, «aunque ya lo saben los guardas y la Confederación Hidrográfica del Duero, no se hace nada».

Juarros de Voltoya aparece, por primera vez, en diversos documentos a partir del siglo XII y, por la tanto, su repoblación fue anterior a esta fecha. La localidad pertenecía al Arcedianato de Segovia (Territorio en el que tiene jurisdicción un arcediano o, diácono principal de una Catedral) y, tiempo después perteneció a la Abadía de Párraces, Monasterio que llegó a tener más poder que el ubicado en El Escorial y una gran parte de las tierras de los alrededores.

PATRIMONIO El más importante patrimonio de la localidad se encuentra ligado al paisaje, a su entorno, El Embalse del Río Voltoya, su azud, reúne a su alrededor un gran número de aves como el ánade real, garza, garcillas, cigüeñas o, en invierno, los cormoranes.

Además, el interés que hay por la belleza natural de esta zona, hace que existan diferentes rutas para disfrutar de sus paisajes y fauna como la ruta por el Valle del Voltoya que acerca y da a conocer la zona más occidental de la Campiña Segoviana.

Esta ruta comienza en Martín Muñoz de las Posadas, donde se puede ver la importancia que ha tenido este bonito pueblo de la provincia. Tras disfrutar de sus palacios y de su iglesia, en la que destaca la pintura de La Crucifixión realizada por el Greco a finales del siglo XVI, continuamos caminando hacia Juarros de Voltoya.

A la entrada del pueblo, el embalse del Voltoya nos muestra su belleza y su fauna y, en el interior del pueblo, se conservan construcciones tradicionales en las que se han utilizado pizarras en sus muros. De allí, la ruta se dirige a Melque de Cercos, Aldeanueva del Codonal, Moraleja de Coca, Santiuste de San Juan Bautista para, finalizar en Coca.

Pero además del patrimonio natural, en la localidad de Juarros de Voltoya debemos destacar su iglesia parroquial, dedicada a Nuestra Señora de la Asunción, que fue construida tras la ruina de la que existía anteriormente. El espacio que ocupó la primera iglesia, está ocupado hoy por el cementerio de la localidad. La actual iglesia es de construcción moderna y, en su interior, se pueden ver varias imágenes: la de la Patrona, en la cabecera de la iglesia sin retablo y, un Cristo Crucificado, en un lateral.

FIESTAS Entre las fiestas que se celebran en Juarros de Voltoya hay que destacar la festividad de Santa Águeda, en febrero; San Isidro en mayo, San Antonio de Padua en junio; la fiesta patronal, con orquestas y conciertos, Nuestra Señora de la Asunción el 15 de agosto y, una fiesta única no solo en Segovia, sino en toda la Comunidad de Castilla y León y, posiblemente en toda España es, Los Santos Inocentes, el 28 de diciembre.

LOS SANTOS INOCENTES En esta localidad segoviana cada 28 de diciembre, los mozos, solteros, menores de 30 años, cogen el bastón de mando de la Corporación Municipal para ,durante unos días, ser los protagonistas.

Un alcalde, un teniente de alcalde, el alguacil y el primer, segundo, tercero y cuarto de Justicia, así como un personaje llamado el Perrero que, ataviado de modo especial, abre paso al cortejo, controla el baile con una vara de la que cuelgan unas vejigas infladas y, se encarga de la suelta de palomas durante la misa.

Estos cargos van recayendo en los jóvenes que cumplen los requisitos por orden y en el caso del alcalde, es el que durante «su mandato» se encarga de que la fiesta transcurra lo mejor posible, desde las orquestas a los bares o barras que se reparten por el pueblo esos días. Esta tradición fue habitual en muchos pueblos pero, poco a poco, se ha ido perdiendo.

Los jóvenes protagonistas de la fiesta, van vestidos con la capa castellana y un sombrero español y, de esta manera, acompañados por música, recorren las casas del pueblo para «cobrar» una propinilla con la compañía de un joven de 15 años, el alguacil, que lleva una cesta para guardar todo lo que les dan durante el recorrido.

Los mozos, durante esos días luchan con el frio (es diciembre y…), aunque cuentan con la capa que es buen abrigo, también cuentan con la generosidad del pueblo pues, desde primera hora de la mañana, no solo les dan la propina, también cae alguna que otra copita de aguardiente, hasta que llega la hora de la misa.

Esta tradición nació en la Edad Media y, para los vecinos de Juarros de Voltoya, es uno de los momentos más importantes de la Navidad.

Triatlón de Juarros de Voltoya Esta prueba de triatlón olímpico se realiza en el mes de mayo desde hace años y llega a admitir hasta 200 participantes. Esta prueba consiste en realizar 1300 metros nadando, 40 kms de ciclismo y 10 kms corriendo. En ella existen varias categorías y premios.

Carrera Pedestre ‘Ribera del Voltoya’. En los primeros días del calor, en julio, se celebra la carrera pedestre «Ribera del Voltoya». Las carreras pedestres se diferencian del resto en que se realizan por caminos y calles y, esto es lo que ocurre en esta prueba. Los 10 kilómetros de recorrido aproximado, transcurren por caminos de la localidad en los que se alternan monte, pinar y ribera del río. Esta prueba cuenta con una amplia participación que llega a superar a las 300 personas con varias categorías, tanto de adultos como de infantiles.

JUARROS DE VOLTOYA HOY Este pueblo, de 240 habitantes empadronados y, unos 175 residiendo «de facto» durante todo el año, tiene por alcalde, desde 2015 a Miguel Ángel Marugán Fernández (PP). La forma de vida de la mayoría de los vecinos es la agricultura y, aunque no hay ganadería, existe una nave de cerdos, gestionada por una familia. Por otro lado, en Juarros de Voltoya, encontramos otras pequeñas empresas como un restaurante, una cerrajería…

DISCO-LIBRO Con la colaboración del Ayuntamiento de Juarros de Voltoya y la Diputación Provincial, Víctor Sanz y Luis Ramos, presentaron un disco-libro con 34 piezas del folklore tradicional segoviano, recuperadas del archivo de la Sección Femenina.

El día de la presentación de este trabajo, sus autores recordaron que habían sido 3 años de trabajo en los que han participado un importante número de músicos como Carlos Soto, exmúsico de Celtas Cortos y María Desbordes en la dirección de la grabación.

También dentro del elenco de músicos han participado Pablo Zamarrón, los alumnos de la escuela de música Alborada Musical de Cantalejo, los hermanos Alfredo y Ricardo Ramos, Miguel de Francisco o Mónica y Pedro Luis Olmos.

Este disco incluye canciones «de juego, bailes infantiles, canciones de ronda, jotas para dulzainas, seguidillas, cantos cuaresmales, fandangos vocales o danzas rituales procedentes de una treintena de municipios de Segovia» y, añade que, «la gran mayoría de los temas son inéditos».

DÓNDE DORMIR En esta localidad de la Campiña segoviana, nos encontramos con una casa rural: «El Rincón de los Faraldos», con capacidad para 10 personas. Esta casa rural dispone en el exterior de jardín y barbacoa, así como de bañera de hidromasaje, chimenea y una habitación adaptada para discapacitados, en el interior.

La casa rural ha sido restaurada manteniendo la esencia de las casa de esta zona, cuidando su estructura de madera.

DÓNDE COMER A la hora de sentarnos a comer, la localidad de Juarros de Voltoya nos ofrece la oportunidad de disfrutar de unas excelentes carnes rojas en el restaurante Casa la Abuela

JUARROS DE VOLTOYA EN POCAS PALABRAS

Distancias:
A 39 km de Segovia

Población:
240 empadronados
175 residentes

Alcalde:
Miguel Ángel Marugán (PP)

Patrimonio:
— Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción.
— Embalse del río Voltoya

Fiestas:
— Santa Águeda, febrero
— San Isidro, mayo
— San Antonio de Padua, junio
— Nuestra Señora de la Asunción, agosto
— Día de los Santo Inocentes, 28 diciembre.

Dónde Dormir:
— Casa rural El Rincón de los Faraldos.

Dónde Comer:
-Restaurante Casa La Abuela

Pruebas Deportivas:
— Triatlon de Juarros de Voltoya, mayo
— Carrera Pedestre «Ribera del Voltoya», julio

Tradiciones:
— Fiesta del Día de los Santos Inocentes, protagonizada por los jóvenes solteros menores de 30 años. Fiesta única.

RECETA
Precisamente la protagonista de nuestra receta de hoy, fue cocinera del restaurante Casa la Abuela durante 10 años…»un día fui porque el cocinero… y me quedé 10 años». Siempre ha tenido fama de guisar bien pero, estar tanto tiempo cerca de los fogones de un restaurante, ha hecho que Mª José Marugán sea toda una experta preparando platos de cocina tradicional, por lo que ella misma nos ha propuesto ofrecernos la recta del «Rabillo de Ternera Guisado»

Ingredientes: Rabillo de Ternera, 3 cebollas normales o 2 si son muy grandes, zanahoria, ajo, perejil, vino (del bueno) o coñac (si pone coñac Mª José lo quema para que la salsa quede con color dorado), aceite y sal.

Modo de prepararlo: En una cazuela o sartén amplia, con un poco de aceite, hay que dorar el rabillo por todos los lados. Se reserva y, en ese mismo aceite, se pica toda la cebolla (debe ser mucha para que quede rico) hasta que esté pochada. Mª José pone un poco de zanahoria pero, hay que tener en cuenta que deja la salsa muy dulzona (ese ingrediente se añade solo si es así como gusta la salsa). Cuando la cebolla está pochada, se machaca un ajo y se añade a la cazuela junto al vaso de vino. Después, se pone a cocer todo, añadiendo el rabillo que ya habíamos pasado por la sartén.
Dependiendo de las cantidades que estemos preparando, de si el rabillo es de vaca o de ternera (en el primer caso la carne necesita más cocción) o, de que la olla en la que estemos preparando el guiso sea normal o rápida, el rabillo deberá cocer durante más o menos tiempo pero… siempre un mínimo de media hora o más, en el mejor de los casos.

Cuando el guiso está terminado, sacamos el rabillo y lo cortamos en filetes. Pasamos la salsa por la batidora o por el pasapurés y, servimos los filetes con unas cucharadas de la salsa. Es un plato de los que se pueden quedar hechos y facilita la vida de quien se ocupe de los fogones.

Mª José, hoy jubilada, ha nacido, se ha casado y «acabaré aquí, salvo que me vaya al lado de mi hija». En la conversación, supimos que es la hermana del alcalde y que su hermano la «mete en muchos líos» (la confianza… ya sabemos) y, como cuando se tiene buena fama… Por algo será, ya le ha tocado hacer patatas y varias cosas más para todo el pueblo. Mª José, ¡Gracias!