Joselito Adame sale en hombros tras cortar dos orejas en El Espinar

Antonio Ferrera logró un apéndice y palmas Luis Miguel Encabo. Magnífica la presentación de los toros de Las Monjas

0

La corrida de toros que con motivo de las tradicionales fiestas en honor del Santo Cristo del Caloco tuvo vigencia en la tarde de ayer, resultó sumamente entretenida y pasó la prueba con buena nota.

LUIS MIGUEL ENCABO Los dos toros de peor juego a manos del madrileño. Al primero lo lanceó con autoridad y majeza. Quite por chicuelinas. Compartió segundo tercio con sus compañeros de terna, luciendo todos ellos en las diferentes suertes. Derrota en la incierta embestida el burel y Encabo debe aplicarse para cuajar muletazos de buena conformación pero carentes de ligazón. Valiente y sabiendo el oficio, aplicó el toreo que requería la corta embestida destacando una tanda muy trazada de naturales. Mató mal. Al torazo colorado y bien armado cuarto de la tarde, dos buenos lances y con la flámula probaturas por ambos lados. Antes correspondió cediendo palitroques a sus compañeros. A media altura con suavidad llevó toreado al cornúpeta con excelentes muletazos correspondendidos con olés. Faena cercana a los pitones arriesgando el físico y con sapiencia torera. Enrazado Encabo continuó con ese quehacer técnico y de valor supremo. Valió la faena pero fue mal rematada con los aceros.

ANTONIO FERRERA El extremeño cuajó dos faenas de tintes clasicistas, de ilustrada semblanza y cuajadas tandas de muletazos que llegaron a entusiasmar al respetable. Vayamos por partes.

Buenos lances de saludo que se jalean y comartido segundo tercio que resultó vistoso. Suaves pases por arriba, también suaves y ténues por abajo en dos series de tacto y medición. Cita de lejos, se arranca el morlaco y fluye el toreo sustancial, armonioso y con ritmo y cadencia. Faena larga y maciza con muchos muletazos ya fuera de tiempo. El acero le privó de trofeos.

Armó el taco con el segundo toro. Mecidos y acompasados lances plenos de estética. Serena y estudiada compostura y toreo en redondo con pasmosa armonía y temple perfecto. Liga las series con vistosidad y enorme lucimiento. Largo, mandón y certero el muletazos de clase extra. Está en sazón Ferrera que alcanzó un alto grado de complicidad con el público que le aclamó sin pausa. Imprimió un toreo realmente notorio, básico y fundamental a ratos pinturero. La presidencia le negó la segunda oreja que a mi juicio mereció con creces.

JOSELITO ADAME Y el mexicano alcanzó el éxito por una faena medida, de entrega y torería al primer toro de su lote, un cstaño muy serio por hechuras y pitones. Buenos lances y revolera. Comaprtió el segundo tercio con Encabo y Ferrera. Se dobla por bajo con estilo personal. Bueno el toreo en redondo dando sitio al toro y templándole la embestida con mucha clase y buena técnica. Toreo sincero, muy natural y ortodoxo. Toro y torero fueron a mejor hasta el nexo de la exactitud y el buen gusto. Manoletinas y estocada certera que mató con prontitud. Dos orejas.

Con el que cerraba plaza, otro torazo acaso con 600 kilos de peso, burraco y bien armado, dos buenos lances y media verónica. El toro llegó al tercio final aplomado y reticente a la embestida. Exceso de kilos sin duda. Adame, valentón y dispuesto, pechó con el compromiso de manera cabal y a ráfagas lucido. La faena no tuvo gran trascendencia, pero el toreo echó un pulso serio a este compromiso del que salió airoso. Mal con los aceros y fuerte ovación de despedida.