Guardia Civil Cuéllar
Entrega de la Cruz de Oficial de la Orden del Mérito Civil de la subdelagada al capitán José Manuel Álvarez.. / c. núñez
Publicidad

El cuartel de la Guardia Civil de la Compañía de Cuéllar celebró ayer la entrega de la Cruz Oficial de la Orden del Mérito Civil a José Manuel Álvarez, capitán desde hace dos años y medio en la villa. Un acto muy sencillo pero lleno de emoción tuvo lugar concretamente en las dependencias del Equipo Roca, recién estrenadas y acondicionadas en las instalaciones cuellaranas. Ayer se celebraba la reunión de mandos, y aprovechando la ocasión y el desplazamiento de los efectivos, organizaron este homenaje. Normalmente es algo que se realiza de manera interna, pero esta vez pudieron asistir los medios de comunicación.

Se encargó de de esta entrega la subdelegada del Gobierno, Lirio Martín, que en todo momento demostró gran cercanía con el capitán. Martín quiso destacar el esfuerzo, profesionalidad y dedicación del Capitán por su trayectoria, que cumple el último año de servicio dentro de la Guardia Civil; en 2020, pasará a ser reserva. La subdelegada entregó el certificado que sirve como reconocimiento “con mucho honor y orgullo a un miembro que lo ha sido todo, ha hecho una carrera de abajo a arriba y conoce todos los eslabones: conoces absolutamente todo”, comentó Martín. Reconoció también cómo se intensifica la labor en el ámbito rural; “esto es la Guardia Civil, esto son los cuarteles, las dependencias, aquí no se pisan alfombras, no hay nada grandilocuente y esto es el día a día del trabajo que dignifica a la Guardia Civil”, explicó. Martín hizo referencia a todas las familias “que nos hemos criado en los cuarteles, que bien sabemos y conocemos estas instalaciones, y por eso creo que estos reconocimientos son a toda una vida y por extensión, a toda tu familia”. La subdelegada no ocultó una gran emoción y orgullo al hacer entrega a José Manuel Álvarez Ramos de esta distinción que se suma a otras tantas en su haber. Martín concluyó recalcando la sencillez del acto en consonancia con la humildad del cuerpo y que sirvió para mostrar al mundo rural el día a día de la Guardia Civil, “que a no ser que haya operaciones de más envergadura, o situaciones desdichadas, no se pone el foco, pero este es el trabajo importante que nos permite vivir seguros también en los pueblos”, señaló.
El capitán se mostró muy sorprendido y confesó haberse enterado momentos antes del acto. Así que agradeció a todos los implicados en la organización del reconocimiento su propuesta. Tampoco escondió su emoción envuelta en agradecimiento a todos.

40 AÑOS DE SERVICIO El capitán de la Compañía de Cuéllar llegó a la villa en 2017, pero su trayectoria es extensa y digna de reconocimientos como el de ayer.
José Manuel Álvarez Ramos , natural de León, expresó orgullo y mucha satisfacción a esta condecoración por sus casi 40 años al servicio del ciudadano; en octubre cumplirá cuatro décadas de oficio que ha ejercido en numerosas provincias. “A nadie le amarga un dulce, como no va a ser un orgullo y una satisfacción todo esto, por supuesto”, reiteró. Su primer destino fue la Comandancia 111 en Madrid, y pasó por Asturias, Bilbao, León, Lugo -perteneció 10 al Seprona-, Gerona, Lugo de nuevo, Tarragona, Pontevedra, Lugo por última vez, y terminó en la villa de Cuéllar. Como primer destino de Cabo estuvo en Pedraza, y ahora espera finalizar en Cuéllar lo que le queda, hasta que el 27 de marzo de 2020 pase a reserva.

Sus dos últimos de Cuéllar los valora realmente bien, su cara lo expresó también. “Estoy en una población preciosa, con mucho patrimonio, un castillo impresionante y la gente me ha acogido fenomenalmente”, manifestó con alegría. El servicio prestado durante gran parte de su trayectoria ha sido en el área de seguridad ciudadana, y reconoció que Cuéllar y comarca son lugares tranquilos y bien protegidos.

LA CONDECORACIÓN La Orden del Mérito Civil instituida en 1926 por el rey Alfonso XIII premia los méritos de carácter civil de personal dependiente de alguna de las administraciones públicas o ajenas a estas que presten o hayan prestado servicios relevantes al Estado, con trabajos extraordinarios, provechosas iniciativas o con constancia ejemplar en el cumplimiento de sus deberes. Es por eso que ayer se quiso reconocer todo ello a Álvarez, como recompensa a su labor desarrollada en servicio a los ciudadanos y beneficio de la seguridad.

CUÉLLAR GOZA DE BUENA SEGURIDAD

El capitán reconoció que la villa y la comarca, donde el cuerpo de la comandancia de Cuéllar presta servicio, es un lugar de fácil protección. “He estado en localidades mucho más complicadas, me acuerdo de Bañolas y otros lugares muy complejos, con un índice de diligencias de más de 1.800 en medio año, y estas poblaciones son bastante tranquilas”, reconoció. “Hay cosillas como hay en todos los sitios, pero son tranquilas”, reafirmó.
El nivel de seguridad es muy bueno, así lo corroboró. Las estadísticas de estos dos años son buenas. “Empezamos el año un poquitín mal, enero y febrero, pero en marzo hemos encauzado la delincuencia”, comentó el capitán. El cuerpo lo componen 19 efectivos contando con intervención de armas, el equipo Roca y la plana mayor. El puesto de seguridad ciudadana lo componen en sí 14 de estos efectivos. Cuéllar y la comarca gozan de esta protección y de un gran número de guardias civiles al servicio de la población, que pone de manifiesto también su necesidad en el ámbito rural, para mantener estas zonas con la tranquilidad que reflejan las estadísticas de delincuencia. Las cifras hablan de un encauzamiento en marzo, y es gracias a su labor, la de José Manuel Álvarez y los hombres a su cargo, que se puedan seguir manteniendo bajas.