Javier Lucía, con la bastón de mando, junto a los tres concejales de su equipo. / ROCÍO PARDOS
Publicidad

El socialista Javier Lucía Marugán asumió ayer la Alcaldía de Valverde del Majano con la clara intención de que vuelva la «normalidad» a la localidad segoviana. Tras unas semanas «convulsas» y «confusas», con la dimisión de la primera regidora investida, Carmen Gómez (Ciudadanos), a los pocos días de tomar posesión del cargo, y la renuncia del portavoz del PP, Rafael Casado, a continuar como concejal, el candidato socialista se presentaba como único aspirante a seguir gobernando en Valverde del Majano, siendo finalmente elegido, con los votos de sus concejales, la abstención de las dos concejalas de Ciudadanos, y el voto negativo de los dos ediles populares que ayer asistieron al pleno.

En un salón de plenos lleno de familiares del nuevo alcalde y de vecinos que querían mostrar su apoyo a Javier Lucía, éste último prometió el cargo y manifestó su intención de dialogar «con todos». Hay que recordar que los resultados de las elecciones municipales del pasado 26 de mayo conformaron una corporación en Valverde del Majano integrada por: cuatro concejales del PSOE, tres del PP y dos de Ciudadanos. Javier Lucía es consciente de que no tiene mayoría absoluta para gobernar, por lo que en su discurso de investidura se mostró abierto a recibir propuestas de cualquier concejal, para beneficio de vecinos y localidad. «Tiendo la mano a todos los concejales para que expongan iniciativas que sean provechosas para los vecinos, porque se estudiarán todas, y el proponente podrá desarrollarla él mismo, en compañía con el equipo de Gobierno», anunció el alcalde, quien pidió «responsabilidad y compromiso con este Ayuntamiento» a toda la corporación.

En su opinión, «hoy (por ayer) empieza una nueva era política en Valverde, en la que los vecinos han dicho con sus votos que debe haber más apoyo entre todos los grupos. «Es necesario buscar acuerdos, porque no tenemos mayoría. Serán acuerdos, bien puntuales o continuos, con el objetivo de dar estabilidad al municipio», insistió.

Sobre sus sensaciones en las últimas semanas, por los hechos registrados en el Ayuntamiento de Valverde del Majano, Javier Lucía afirmó haber vivido estos días «con mucha tristeza». «Lamento profundamente la imagen que el Ayuntamiento ha dado al exterior, porque ni Valverde ni los valverdanos nos lo merecemos», apuntó. En cuanto al abandono del portavoz popular, el alcalde no quiso extenderse, argumentando que «no merece le pena darle más protagonismo a este señor, porque creo que no se lo ha ganado».

En los próximos días entrará a formar parte de la corporación el nuevo concejal del Partido Popular, en sustitución de Rafael Casado. Será José Andrés Llorente Ayuso, el siguiente en la lista de los populares, según confirmó ayer el nuevo portavoz del grupo, José Antonio Sanz. A preguntas de los periodistas por la situación generada tras la marcha de Rafael Casado, afirmó que «seguiremos trabajando por Valverde; no tenemos que hacer una oposición dura, somos los tres de Valverde y queremos lo mejor para el pueblo».

José Antonio Sanz reconoció que este último mes ha sido «complicado» para todos, «y al final Rafa ha decidido retirarse». De acuerdo con las duras críticas que esta semana ha vertido el ex portavoz popular contra Ciudadanos y PSOE, el concejal insistió en que «hay que seguir trabajando en esta nueva legislatura».

Populares y socialistas coincidieron ayer en una cuestión, en trabajar por Valverde y sus vecinos. En los próximos cuatro años tienen la oportunidad de demostrarlo a los vecinos con hechos y realidades.