Un momento de la asamblea de Ismur, con la Junta Directiva al fondo. / el adelantado
Publicidad

La Asociación de Mujeres Rurales de la Unión de Campesinos de Segovia (Ismur) ha celebrado su XVII asamblea general, en la que ha hecho balance de la actividad del año pasado, en la que destacan los programas dirigidos a la mujer y a las personas mayores, que tendrán continuidad en este ejercicio. Así, entre los programas sociales de la entidad para 2019, sobresalen los dirigidos a la población mayor o inmigrante del medio rural, en colaboración con colectivos de Acción Solidaria.

También subrayan el desarrollo de programas como ‘Un medio rural para vivir’ y ‘Mujer y economía social’, financiados por la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta. Entre los financiados por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, desde Ismur valoran los dirigidos a las mujeres del medio rural para la reducción de la brecha digital, cuya finalidad es promover la igualdad, el desarrollo personal y la integración socio-laboral y prevenir la violencia de género.

Medio centenar de mujeres y amigos de distintas localidades de la provincia de Segovia, asistieron a la asamblea de Ismur, en Turégano. La presidenta, Rosa Arranz, agradeció la asistencia y participación de las socias, haciendo referencia a la importancia de involucrarse activamente en la entidad para promover la incorporación de nuevas mujeres y procurar un relevo en el órgano de decisión.

Además, durante la jornada se realizó un taller para conocer la situación de las mujeres del medio rural, favoreciendo la identificación de sus fortalezas, habilidades, etc., de forma que revierta en una visión más positiva de ellas mismas y de sus capacidades.

Este taller, titulado ‘Fluir y bienestar. Una oportunidad a tu alcance’, fue dirigido por la psicóloga y coach Blanca Barrio y tenía como objetivo fomentar el autoconocimiento y la participación de las asistentes, partiendo de sus propias experiencias personales. A través de la identificación de los recursos y habilidades de las asistentes, sus creencias potenciadoreas y sus creencias limitantes, adquirieron herramientas para potenciar sus fortalezas de cara a un mayor bienestar personal.