1.entrecosturas web
Publicidad

La jornada comenzó muy temprano para cientos de costureras que vinieron desde muy diversos lugares a pasar un día ‘Entre costuras y tradición’, como se denomina la feria organizada por diferentes asociaciones y el Ayuntamiento de Cuéllar. ‘La Piñuelo’, ‘Los Molinos’ y ‘Amas de casa Virgen del Henar’ son las organizadoras, además de la de vecinos La Cuesta y El Salvador, que el año que viene también será organizadora y este año ha colaborado, con muchos de sus trabajos y con su gente, siempre dispuesta.
Para la inauguración, Irma Soriano, la famosa presentadora de televisión que además no dejó de sonreír en toda su estancia en la villa, demostrando que estaba verdaderamente encantada de disfrutar de este arte de la costura que se estaba celebrando en Cuéllar. En las mesas dispuestas en Los Paseos de San Francisco se colocaron más de 200 mujeres -y varios hombres- que llevaban sus creaciones y continuaron allí con ella. Alcobendas, Cantabria, diferentes poblaciones de Valladolid, de Segovia y de otros rincones de la comunidad de Castilla y León se vieron representadas en esta feria tan variopinta que tiene un solo objetivo que quedó patente: defender y difundir la tradición de la costura.
A la inauguración acudieron concejales como Luis Senovilla y Sonia Martín, organizadora también, además del alcalde, Jesús García, presente siempre en esta cita que este año ha alcanzado su cuarta edición. Sonia Martín recordó cómo fue la primera y cómo ha ido creciendo este evento hasta llegar a congregar a 200 personas. Comentó que esa primera edición se preguntaba: “¿pero la gente cose?”; se sinceró pensando que esto parecía “cosa de madres”. Pero no, vio que esto es “cosa de todos, y que hay mucha gente joven que hace vainicas, bolillos… así que nosotros que somos de pueblo y lo llevamos a gala, somos responsables de que esta tradición continúe, para que cuando venga de las ciudades, se lo enseñemos”, señaló.

El año pasado fue la costurera Inma Cerdeño, y este año ha sido todo un lujo contar con Irma Soriano. La presentadora explicó que tenía otros compromisos, como conducir la gala benéfica de Mensajeros de la Paz esa misma noche en Roquetas de Mar, pero no había querido perder la oportunidad de estar en Cuéllar. “Me hubiera encantado quedarme a comer con vosotras, a la rifa magnífica que vais a hacer, a los talleres para todos los públicos, nada más me gustaría, pero el Padre Ángel me necesita”. Así lo expresó, antes de pronunciar un pequeño discurso de inauguración que consideró “una suerte”. De abuela costurera, supo bien en qué consistía y así lo transmitió a las mujeres. “Yo me lo imagino siempre como una puesta en escena, como la más bella, esa forma de situarse en el corrillo de mujeres, y algún hombre, frente a su picado, todo preparado para que comience la única música: el sonido de los bolillos”, recitó. Su abuela le enseñó a hacer vainica “y a no preguntar nunca cuánto has tardado en hacer esto”. “El tiempo no existe, no se pregunta, solo ¿te ha gustado cómo ha quedado el bordado?, eso es”. “Vosotras nos habéis regalado vuestro tiempo, y eso es impagable; para mí la tecnología es un sucedáneo, nunca podrá estar a vuestra altura”, alabó Irma Soriano. Prosiguió con alguna de sus experiencias personales. A lo largo de tantos programas de televisión, aseguró que muchas mujeres se acercaban a traerle un obsequio que debía abrir con cuidado. Pañuelos e incluso unos pendientes llegaban envueltos, incluso en papel de plata, regalo para su hija. Todo lo guarda, según comentó; “mi cajita se ha ido incrementando con esos tesoros”, recordó. Soriano volvió a poner en valor esta feria con sus palabras: “¡Qué maravillosa idea tuvisteis al organizar esta feria!”, exclamó. Dio las gracias a la concejala Martín “porque ella cree en vosotras y os apoya de manera incondicional, y hay que tener amor propio por lo nuestro, y el respeto por nuestras tradiciones”, concluyó. Para finalizar, pidió que estas labores y artes sean reconocidas “como Patrimonio de la Humanidad, lo pedimos porque se lo merece”.

irma soriano web
Así acabó la inauguración, dando paso a una jornada repleta de buenas sensaciones y de mucha tradición. Todas las encajeras participaron en la paella, bingo popular y los talleres de por la tarde, dejando en muy buen lugar esta cita de costura.

Compartir