Iratxe García, durante su intervención en el transcurso de la Fiesta de la Rosa. / FRANCISCO SÁNCHEZ VIRAZ
Iratxe García, durante su intervención en el transcurso de la Fiesta de la Rosa. / FRANCISCO SÁNCHEZ VIRAZ
Publicidad

La presidenta del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo, Iratxe García, ha comprometido el esfuerzo del Gobierno de Pedro Sánchez por hacer de la defensa de la Política Agraria Común (PAC) y la lucha contra la despoblación ejes de su política. Así lo señaló ayer, en declaraciones recogidas por Europa Press, durante su participación en la Fiesta de la Rosa de Coca, organizada por la Agrupación Socialista de la villa caucense. En este marco destacó el “nuevo rumbo del país” tras la moción de censura y el cambio de Gobierno que calificó de “fundamental” tanto para España como para Castilla y León.
La dirigente vallisoletana aplaude el nuevo Gobierno formado por hombres y mujeres “con capacidad”, “conocimientos” y “compromisos” que, a su juicio, ha generado “ilusión en la ciudadanía y confianza en las instituciones europeas”. “Tenemos un gobierno feminista, europeísta y comprometido con las necesidades más urgentes del país y se inicia un camino para volver a escribir esa página fundamental”, continuó, para incidir en que era fundamental devolver “la dignidad” a las instituciones democráticas, y trabajar “pensando en las personas y el país”. En este punto, reflexionó en que, si es un “buen” Gobierno para España, “también lo será” para Castilla y León, porque “nuestra tierra y municipios necesitan un Gobierno comprometido con sus problemas”.
Así, recordó cómo Pedro Sánchez ha defendido la PAC y la lucha contra la despoblación, cuestiones que “van a ser prioridades” para el Gobierno de España y también para los socialistas de Castilla y León, que trabajarán para “contribuir a generar una nueva hoja de ruta” y así “hacer posible” que lo que la Comunidad “necesita” se convierta en “compromiso” para el Ejecutivo central.
Por otro lado, la presidenta del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo reclamó ayer al Partido Popular una oposición “responsable y constructiva” que pasa, a su juicio, por empezar “a pensar en las personas y no en sus intereses”. La dirigente vallisoletana reconoció como la formación popular está sumida en un “conflicto interno” tras la “pérdida de liderazgo y del Gobierno” lo que le está llevando a actuar de una forma “poco responsable para los intereses del país”. “Entendemos que el PP debe asumir un proceso de renovación interna que supondrá también el desarrollo de un debate internó, pero es necesario que sea responsable”, apuntó.