Historia vendida por una ganga

La crisis fuerza al CNV a vaciar su almacén, ofreciendo piezas con un descuento mínimo del 70%.

0

¿Existe algún lugar donde sea posible adquirir la reproducción de una frasca de cristal de La Granja tallada en el siglo XVIII?. La contestación es afirmativa. Ese lugar se sitúa, por raro que pueda parecer, en la mismísima Real Fábrica de Cristales de La Granja. Pero la venta de piezas tiene una plazo muy definido: hasta el próximo día de Reyes.

En la actual situación económica, a los responsables de la Fundación Centro Nacional del Vidrio les ha tocado aguzar el ingenio. Y para conseguir liquidez, poner a la venta su amplísimo stock.

“Tradicionalmente, las piezas que elaboramos pero que no cumplen los parámetros de calidad, van a parar al almacén”, explicaba ayer la directora de la Fundación Centro Nacional del Vidrio, Áurea Juárez. Hasta la fecha, nunca se habían planteado ofertar esas piezas. Sin embargo, el momento ha llegado, pues la entidad necesita encontrar con rapidez nuevas fuentes de financiación.

Hace tres años, cuando se prohibieron los regalos institucionales, el CNV se llevó un golpe que “hizo mucho daño”, según las palabras de Juárez. El cristal de La Granja había logrado hacerse un hueco en el mercado del llamado “regalo institucional”y la puerta se cerró, además de forma brusca.

Por si era poco, las subvenciones que recibía de diferentes administraciones públicas han descendido, en mayor o menor medida, en los dos últimos ejercicios. Y, para una entidad que, en otros tiempos, cubría cerca de 35% de su presupuesto con fondos públicos, el “mordisco” resultó muy grave.

A Juárez la toca ahora ejercer de comercial y destacar las virtudes de sus productos. “Todas las piezas que sacamos ahora a la venta tienen un pequeño defecto”, reconoce Juárez, “aunque se trata de fallos mínimos, a veces inapreciables”, matiza a renglón seguido.

En el stock acumulado hay decantadores, licoreras, frascas, botellas… La media docena de copas cuesta 50 euros, y la de vasos, 36. Las garrafillas, solo 20 euros. Las cerca de 10.000 piezas que se han puesto sobre el mostrador tienen una etiqueta donde se indica su precio original y el rebajado. “El descuento mínimo que se hace es del 70%”, dice Juárez. Y así, piezas que se elaboraron en su momento para grandes palacios tienen hoy su reproducción al alcance de todos los bolsillos.

La iniciativa del CNV está resultando “un éxito rotundo”. Granjeños, segovianos e incluso numerosos madrileños se están desplazando a la Real Fábrica de Cristales para hacer sus compras navideñas a un módico precio. Tal es la demanda de las piezas que muchos modelos ya se han agotado. “Se habrán despachado ya alrededor de las dos terceras partes del stock”, estimaba ayer Juárez, que animaba al público a acudir a por las últimas existencias (solo por la mañana, en horario de 9 a 15 horas).

En un par de semanas, las ventas han inyectado liquidez en las escuálidas cuentas corrientes del CNV. Tanto es así que Juárez augura que la entidad que dirige iniciará 2012, “con dificultades, pero algo mejor que la mayoría de las empresas”. Y, aunque la dirección del CNV y los sindicatos se reunirán la próxima semana, para hablar del futuro, Juárez asegura que “no hay peligro de cierre”.